Login
or
Register
noviembre 29, 2020

En que consiste la planificación financiera de una empresa

que es la planificacion financiera

La planificación financiera de una empresa es el proceso de preparación de un plan financiero integral, organizado, detallado y adaptado, que garantice lograr los objetivos financieros determinados anteriormente, como los plazos, costos y recursos necesarios a fin de que resulte posible.
Este término nació en Estados Unidos a inicios de los años 70, como una respuesta a la necesidad de tomar en consideración todos y cada uno de los aspectos que pueden influir en las finanzas de un sujeto, sea esta persona física o una empresa.
El proceso de planificación financiera comprende 4 etapas:
⦁ El establecimiento de los objetivos perseguidos y su prioridad.
⦁ La definición de plazos para lograr dichos objetivos.
⦁ La preparación del presupuesto financiero, esto es, la identificación de las distintas partidas necesarias para lograr resultados satisfactorios.
⦁ La medición y el control de las acciones financieras tomadas para evitar desviarse de la ruta que lleve al objetivo planteado.

Planificación financiera de una empresa, objetivos perseguidos

El objetivo principal de la planificación financiera es la preparación de un plan de finanzas, es decir, un plan de actuación cara a los objetivos empresariales planteados, en lo que atañe al manejo de las finanzas y recursos capitales. Dicho de otra forma, un horizonte financiero, una estrategia de gestión económica para sacarle el mayor provecho en favor de los objetivos esenciales de la organización.
Para esto, en todo ejercicio de planificación financiera deberá trazarse un examen estricto y detallado del estado actual financiero y de las consecuencias, positivas y negativas que tendría a corto, mediano y largo plazo. Como no existe un plan perfecto o infalible, en ello intervienen asimismo las previsiones y proyecciones, para poder adelantarse a los imprevistos y poder acercarse lo más posible al objetivo final.
Estos objetivos pueden resumirse en:
⦁ Evitar al máximo las situaciones de falta de disponibilidad de recursos financieros dentro de la empresa.
⦁ Reducir los costes de mantenimiento para disminuir también el coste de oportunidad de la empresa.
⦁ Garantizar la perdurabilidad financiera de la empresa.

Tipos de planificación financiera de una empresa

planificacion financiera en la empresa


Basándonos en su alcance temporal, podemos distinguir 2 grandes géneros de planificación financiera, que son:

Planificación financiera a largo plazo

Normalmente se trata de proyecciones entre dos y cinco años vista, con lo que se manejan con un rango de variables y también inseguridad considerablemente mayor, lo que requiere asimismo de enfoques más generales.

Planificación financiera a corto plazo

En un caso así se trata de proyecciones considerablemente más próximas, en general iguales o menores por año, con lo que se consideran inmediatas y precisan de una aproximación más concreta, más delimitada y menos general.

Relevancia de la planificación financiera

La planificación financiera es una herramienta vital para las empresas y organizaciones, en especial en el momento de la toma de decisiones. De la misma manera que las personas, las empresas cuentan con un presupuesto y determinadas restricciones económicas, cuyos márgenes deben controlarse para lograr sus objetivos. Con lo que un plan meticuloso que estructure la manera de invertir el dinero es siempre una gran idea. Esta es la razón por la que se invierte tanto en este campo de la administración empresarial.

Análisis financiero actual en la empresa

que es la planificacion financiera de una empresa

El estado actualizado de las finanzas de la empresa se logra examinando la cuenta de resultados, el flujo de caja y los estados de situación (activo, pasivo y capital). Una empresa mediana o grande tiene un departamento de contabilidad donde guarda toda esta información bien detallada y ordenada.
Objetivos: Cuando se conoce la situación de la empresa a nivel de finanzas, el próximo paso es fijar las metas que se desean lograr en el próximo periodo, que con frecuencia es de un año. Esta fase es clave pues ayuda en la planificación financiera y las acciones a continuar.
La estrategia: Con los objetivos planteados, es necesario saber de qué forma realizarlos para cumplirlos. Ahí es donde se deben proponer las estrategias. Planear las acciones futuras es esencial a fin de que la empresa crezca. Lo más importante es que esos planes estratégicos se acomoden a las metas y a la situación financiera de la compañía.
El tamaño de negocio y su localización: Este punto tiene la finalidad de determinar el tamaño del negocio y la ubicación del mismo, considerando encontrar una localización de mínimo peligro para la inversión. La resolución adecuada sobre la localización, le permitirá al proyecto contar con ventajas comparativas, que determinen la reducción de los costes y por ende maximizar las ventajas.

Los tipos de competencia

Competencia actual – Se trata de aquellas empresas que ofrecen productos idénticos o sustitutivos a los de la empresa que realiza el análisis. En este sentido, se debe prestar mayor atención a aquellos operadores que tienen una mayor cuota de mercado y volumen de negocio.
Competidores potenciales – Se incluyen aquellas empresas u organizaciones que tengan productos o servicios que ocasionalmente puedan ser sustitutivos de los de la compañía, o bien aquellas empresas que están en condiciones de superar las barreras de entrada en un mercado específico.

Evaluación de los resultados

El hecho de establecer objetivos numéricos te va a ayudar a supervisar el cumplimiento de los resultados al llegar al final del periodo de tiempo establecido para conseguirlo. Sin embargo, este control no debe dejarse para el final. Es necesario trazar un procedimiento para pronosticar los posibles fallos y de este modo poder prevenirlos o corregirlos sobre la marcha.
Para esto hay que delimitar indicadores. Tomando nuevamente el propósito convocado de acrecentar el número de ventas un 10%, el indicador está clarísimo. Calcular el número de ventas efectuadas y cotejarlo con el del ejercicio precedente. Esto solo es el principio. Desde aquí tienes que seguir definiendo objetivos, acciones, controlando los resultados a través de indicadores y tendrás una planificación financiera que va a ir sobre ruedas.

Conclusiones finales:
1. La planificación financiera es un proceso de análisis de las influencias mutuas entre las alternativas de inversión y de financiación abiertas a la empresa.
2. Los requisitos para una planificación efectiva son: previsión, encontrar el plan de financiación óptimo, y mirar el desarrollo del plan financiero.
3. La planificación financiera se centra en la inversión agregada por división o línea de negocio. Los planificadores financieros procuran mirar el cuadro en general y evitar entrar en los detalles.

Sticky
0
noviembre 20, 2020

¿Cuál es la responsabilidad del administrador único de una empresa?

Tú y tus socios habéis desarrollado una idea de negocio y elaborado el plan de empresa, una vez conseguida la financiación vais a crear la sociedad. Ahora llega el momento de nombrar a un administrador único y te plantean el puesto.

Por puro desconocimiento, buena fe, parentesco, ambición… Los motivos que pueden llevar a una persona a aceptar el cargo de administrador único son variados. Lo que no debes olvidar es que, es un cargo que representa un poder ilimitado dentro de la empresa, pero que conlleva unas obligaciones y responsabilidades. Por eso, desde este espacio queremos darte a conocer cuál es la responsabilidad del administrador único y si no se hacen bien las cosas que problemas pueden surgir. En APF Consultores te podemos ayudar a tomar la decisión correcta.

responsabilidad administrador unico

Responsabilidad del administrador único

Casi todos los creadores de una empresa desean ser administradores pues creen que es la única forma de tener el control de esta. Sin embargo, cuando comienzan a descubrir las obligaciones y responsabilidades personales asociadas al cargo, suelen salir corriendo.

Quien se plantea aceptar el cargo de administrador único debe comprender el alcance de las competencias que se asocian a esta situación y, sobre todo, saber que el límite de su responsabilidad puede llegar a traspasar la barrera puramente profesional para incidir en la personal. Es lo que sucedería, por ejemplo, si se firman documentos sin examinarlos detenidamente, si se actúa sin la diligencia debida en el día a día, si la empresa termina enfrentándose a deudas que acaban afectando al patrimonio personal de quien ha aceptado ocupar ese cargo.

En qué consiste el cargo de administrador único

La Ley de Sociedades de Capital, Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, establece que toda sociedad mercantil constituida (ya sea, limitada, unipersonal o anónima) debe contar con un órgano de administración responsable de la gestión de la misma. Este órgano puede ser un administrador único, múltiples administradores solidarios o bien un consejo de administración.

Sus funciones y competencia

El administrador único es el representante de la empresa y, por lo tanto, actúa en su nombre en todas y cada una de las gestiones que son necesarias para el cumplimiento de sus fines sociales, desde contratar o despedir empleados hasta firmar contratos con terceros o acudir a juicios.

Duración del cargo

La duración es indefinida, a menos que se establezca lo contrario en los estatutos, pero puede ser cesado en cualquier instante por el socio o la junta de asociados. Asimismo, también puede renunciar. Lo más importante es que ese cese también se anote en el Registro Mercantil.

Importante: el administrador único puede renunciar tras convocar la junta en la que se deberá nombrar el nuevo administrador. Si no se alcanza un acuerdo entre los socios, la empresa quedará descabezada y será carne de liquidación judicial.

Restricciones del Administrador Único

Las únicas restricciones a la actuación del administrador único son las que se establecen en los estatutos, en el acuerdo de socios y las decisiones que la ley reserva a la junta general, como la modificación de los estatutos, la venta de activos esenciales de la compañía o bien, el traslado de la sociedad a otros países.

administrador unico

Proteger el patrimonio personal

Resaltamos 2 de los instrumentos para resguardar tu patrimonio personal y familiar:

Separación de bienes: Cuando alguien es nombrado administrador único, debe aceptar que, en el caso de problemas, puede llegar a responder con sus bienes tanto presentes como futuros, por lo que es esencial que antes de aceptar el cargo, proteja su patrimonio personal y familiar. Haciendo una separación de bienes o bien poniéndolos a nombre de otra persona. Es importante adoptar esta precaución antes de aceptar el cargo de administrador y, por supuesto, mucho antes de que se produzca alguna situación imputable.

Seguros específicos: Es recomendable suscribir un seguro de responsabilidad de administradores y altos ejecutivos de sociedades mercantiles. Es un medio de protección frente a la responsabilidad de los administradores que hayan causado daño a terceros o que devengan deudores por incumplimiento imputable de ciertas prestaciones. Estos seguros no cubren la responsabilidad penal de los administradores y, muchas veces, tampoco las consecuencias civiles de actos cometidos de forma consciente o de mala fe.

Diligencia del administrador de la empresa

administrador unico empresa

La ley de sociedades de capital, en su artículo 225, establece que el administrador debe dirigirse con la “diligencia de un ordenado empresario”. Los artículos siguientes procuran, sin demasiado acierto, matizar el alcance de esta exigencia, al establecer que el administrador:

  • Debe actuar de buena fe, sin interés personal, con información suficiente y conforme un procedimiento de decisión adecuado. Su función principal es gestionar y representar la sociedad, es decir, el administrador único se convertirá en el único responsable y responderá por los actos realizados.
  • Ha de ser fiel, y también obrar de buena fe, por el interés de la sociedad; la deslealtad va a suponer la obligación de indemnizar a la empresa y devolver el enriquecimiento injusto.
  • No puede actuar con fines diferentes a los autorizados por la junta general.
  • Debe guardar secreto sobre las informaciones, datos, informes bien antecedentes a los que haya tenido acceso en el desempeño de su cargo, aun cuando haya cesado en él, salvo en los casos en que la ley lo deje o requiera.
  • Debe eludir enfrentamientos de intereses y abstenerse de participar en la deliberación y votación de pactos.
  • Desempeñar sus funciones bajo el principio de responsabilidad personal con libertad de criterio o juicio y también independencia, respecto a instrucciones y vinculaciones de terceros.
  • Adoptar las medidas precisas para evitar en todo el momento incurrir en situaciones en las que sus intereses, sean por cuenta propia o bien extraña, puedan entrar en conflicto con el interés social y con sus deberes para con la sociedad.

Si piensas en algún momento de tu vida aceptar el cargo de administrador único en una empresa, ten en cuenta que existen responsabilidades y obligaciones para este cargo. 

Sticky
0
octubre 30, 2020

Cuáles son las Obligaciones de una empresa

Un empresario está obligado a dar al trabajador un empleo que tenga relación con su perfil profesional, sea un título de formación profesional, universitaria  o cualquier tipo de titulación a la que se haya solicitado. Otra de las obligaciones de una empresa es, garantizar las condiciones adecuadas, que permita al trabajador una asistencia a los programas de formación determinados de acuerdo con la actividad a desempeñar.

El empresario tiene también la obligación de cumplir con lo establecido en la normativa de prevención de riesgos laborales. Esta acción, permanente, tiene el fin de mejorar los niveles de protección existentes.

Obligaciones de los principios de salud laboral

Las obligaciones que se encuentran en los principios generales de la normativa en salud laboral, la LPRL define, en su art. 14 la obligación empresarial de proteger a los trabajadores frente a los peligros laborales y que fuerza al empresario a garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores en todos los aspectos relacionados con este.


La obligación del empresario cara a la prevención de riesgos se específica en una serie de acciones ordenadas y también integradas en la administración global del proceso productivo cuyos principios son:

  • Organizar la prevención en la empresa. La prevención en la empresa no puede darse si no hay alguien que se ocupe de ella, contando con los medios y la capacitación precisa.
  • Planificación: el empresario debe realizar por escrito el Plan de Prevención.
  • Diseñar una actividad sin riesgos: El principio de toda acción precautoria es eludir los peligros. El empresario debe cerciorarse de que los locales, las máquinas, los materiales y el sistema de organización del trabajo, no van a dañar la salud de los trabajadores/as.
  • Valorar los peligros que no se puedan evitar: Aquellos peligros que no hayan podido evitarse han de ser objeto de evaluación por parte del empresario. Hay que saber cuáles son esos peligros y dónde se encuentran, para poder supervisarlos de forma eficiente.

Además de estas obligaciones de la empresa hacia los empleados, existen otras de carácter obligatorio tanto para los propios empresarios como para sus empleados. Por ejemplo:

El sistema de la Seguridad Social tiene una naturaleza contributiva que se fundamenta en la financiación de los empresarios y los trabajadores.

El empresario tiene como obligación inscribir y registrar a los trabajadores que contrate y cotizar por ellos. Para luego ingresar las aportaciones propias y las de sus trabajadores en las Tesorerías territoriales de la Seguridad Social.

Nota: La obligación de cotizar empieza en el instante en que se empieza la relación laboral y concluye con la extinción del contrato de trabajo.

Obligaciones de una empresa no son solo cuestiones legales

¿Alguna vez te has planteado que no es una cuestión sólo legal sino también de reputación e imagen?

Está claro que si incumplimos esos deberes y obligaciones a los que la ley nos obliga puede haber consecuencias. Pero, ¿y la confianza de los clientes? ¿Y la reputación de la empresa? ¿Cuál es el valor de que ésta caiga por los suelos?
Piensa por un momento en los activos de tu empresa. Quizás te vengan a la cabeza activos inmobiliarios, el listado de clientes, o bases de datos, o tal o cual tecnología, o tal o cual metodología.

En una situación en que la reputación de la empresa se ve dañada todo puede pender de un hilo.
Así que quizás no es descabellado pensar que la reputación de una empresa es el principal activo que tiene, el más importante, en el que se sustenta su supervivencia en el mercado.

Para eludir sanciones las obligaciones de la empresa son fundamentales

La manera más eficaz de eludir las sanciones es cumplir la regla.
Adelantarse a la legislación. Siendo proactivos y con un buen asesoramiento externo podemos adelantarnos a los posibles cambios legislativos que se generen. Resguardar y prosperar el activo reputacional de la empresa, como su imagen pública.


Cada caso es diferente y por este motivo lo mejor es someterse a un diagnóstico adaptado merced al que, con ayuda de especialistas en asesoramiento empresarial, se adviertan las obligaciones y necesidades legales.

Obligaciones fiscales de la empresa

Antes de comenzar la actividad empresarial:


El empresario debe presentar la declaración censal (modelo 36 o 37).
Registrarse en el Impuesto de Actividades Económicas (solo si está sujeto a este impuesto y se va a hacer en los modelos 840/848. Si está exento servirá con presentar el 36 o el 37.

Después de empezar con la actividad:

El empresario deberá presentar las declaraciones del Impuesto sobre el Valor Añadido trimestralmente (modelo 303) y un resumen anual (modelo 390)

Debe declarar sus ingresos:
Si tributa por el Impuesto sobre la Renta – IRPF (autónomos, sociedades civiles y comunidades de recursos sin personalidad jurídica); trimestralmente deberá realizar los pagos fraccionados a cuenta (modelos 130 y 131) y anualmente la declaración del IRPF (modelo D-100).


Si tributa por el Impuesto de Sociedades (sociedades mercantiles y sociedades civiles con personalidad jurídica y objeto mercantil); trimestralmente deberá realizar los pagos fraccionados a cuenta (modelo 202) y anualmente la declaración del Impuesto de Sociedades (modelo 200).


Si efectúa pagos sometidos a retención, ya sea por tener empleados, o bien por realizar pagos a profesionales, por abonar rendimientos del capital mobiliario deberá presentar, (modelos111, 190).


Deberá también, efectuar la declaración anual de operaciones con terceros a lo largo del mes de marzo, cuando en el año anterior hayan efectuado operaciones con otra persona o entidad que en conjunto hayan superado los 3.006 €. Para este caso el modelo es el 347.

Una vez se finaliza la actividad empresarial:

El empresario, al finalizar su actividad empresarial deberá presentar la declaración censal (modelo 36 o 37) en el plazo de un mes.

También, por otra parte, presentar la baja en el Impuesto de Actividades Económicas, solo si está sujeto a este impuesto y se hará en los modelos 840/848.

Si está exento servirá con presentar el modelo 36 o el 37 en el plazo de un mes desde el cese de actividad.

Obligaciones contables en la empresa

El libro de inventarios y cuentas anuales comienza con el cómputo inicial detallado de la empresa en cuestión. Por lo menos, trimestralmente, se transcribirán con sumas y saldos los cómputos de comprobación. Asimismo, se transcribirán el inventario de cierre de ejercicio y las cuentas anuales.

El libro diario registra diariamente todas y cada una de las operaciones relativas a la actividad de la empresa. Sin embargo, se considerará válida la anotación conjunta de los totales de las operaciones por periodos inferiores a un mes, siempre que aparezca en otros libros o registros, en concordancia con la naturaleza de la actividad tratada.


Las cuentas anuales han de ser redactadas con claridad, mostrando la imagen leal del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa, conforme con las disposiciones legales. Por esta razón, en la contabilización de las operaciones, no solo se atenderá a su forma jurídica, sino más bien a su realidad económica.

Sticky
0
octubre 28, 2020

Cómo montar una empresa

ideas para montar una empresa

Si estás buscando como montar una empresa en plena era digital, y es tu año oficial como emprendedor, debes ser conocedor de múltiples pasos antes de hacerlo. Para crear una empresa hoy en día ya no es suficiente con abrir tu negocio y que tus clientes comiencen a llegar. La competencia es mayor y el negocio offline debe complementarse con una versión online que represente con precisión los valores y servicios de tu proyecto empresarial.

De ahí que, para facilitarte el camino y que no pierdas tiempo buscando entre miles y miles de blogs, aquí encontrarás consejos indispensables a fin de que tu negocio arranque en la dirección adecuada.

5 pasos para montar una empresa

como montar una empresa
  • Determinar la forma jurídica
    Lo primero es determinar la clase de empresa que crearás y estipular la forma jurídica: sociedad anónima, sociedad limitada, cooperativa… para valorar que opción es la que más te conviene, te recomendamos que te pongas en contacto con nuestra consultoría.
  • Capital social
    Depositar en una entidad una cantidad de dinero, que cambiará dependiendo del capital social demandado en todos y cada uno de los casos anteriores. Para una sociedad limitada el mínimo son 3.000 euros, y para una sociedad anónima el capital no va a poder ser menor de 60.000 euros.
  • Pedir el NIF
    Conseguir el Número de Identificación Fiscal en Hacienda, primero el provisional, presentando la documentación precisa (modelo 36, copia de la escritura de constitución y copia de los estatutos), y después el definitivo (no más tarde de los 6 meses) presentando la escritura.
  • Inscripción en el Registro Mercantil
    Inscripción de la empresa en el Registro Mercantil Provincial para conseguir la plena competencia jurídica. Se realizará en la oficina del Registro Mercantil de exactamente la misma provincia donde la empresa esté domiciliada.
  • Alta del IAE
    Hay que registrarse en el Impuesto sobre Actividades Económicas con la actividad empresarial que se realizará, en una oficina de la Hacienda.

Otras cosas que debes hacer

montar una empresa

Además de todo lo anterior, debes también efectuar otros tramites necesarios.

Certificación negativa
Desde el Registro Mercantil Central, tendrás que obtener la Certificación negativa del nombre de la sociedad (CNN) que acredite la exclusividad y no existencia de otra sociedad con exactamente el mismo nombre. Se puede gestionar presencialmente, con un impreso en las oficinas del Registro Mercantil, por correo o bien mediante la página web.

Creación de la sociedad
Debes efectuar una escritura pública ante notario en el que los asociados firman la constitución de la sociedad.


Libros de sociedades
Legalizar los libros de sociedades (libro de inventarios, libro de cuentas anuales y libro diario) en el Registro Mercantil pertinente de la provincia. Consiste en poner un certificado oficial en la primera página de los libros y marcar el resto de las hojas con el sello del Registro.

Registro de patentes y marcas
Registro de signos propios como pueden ser palabras, oraciones, imágenes o bien símbolos en la Oficina De España de Patentes y Marcas, puesto que haber registrado previamente una denominación en el Registro Mercantil no significa tenerla protegida como marca.

Y por último, la puesta en marcha
Tras efectuar las gestiones precedentes estarás prácticamente listo para iniciar tu negocio. Si bien, en dependencia de la tipología es posible que debas hacer algún tramite más. Por ejemplo, si tienes trabajadores deberás comunicar la apertura del centro de trabajo a la Dirección Provincial del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y conseguir un libro de visitas para las inspecciones. Además de esto, es muy aconsejable conseguir un certificado electrónico para poder firmar la documentación electrónicamente y agilizar procesos. Si quieres externalizar todos estos trámites y otros tanto que tendrás que realizar regularmente, te recomendamos confíes en nuestra asesoría y que simplemente te preocupes de hacer crecer a tu negocio.

Cómo montar una empresa: Claves esenciales

1. Investiga el mercado y analiza todas las posibilidades para tu nueva empresa

No te lances sin más y antes de embarcarte en la aventura de montar una empresa, conoce bien el mercado en el que se mueve tu proyecto. Cada ámbito es un mundo y los negocios no funcionan igual en todos los países y ciudades. Es posible que si te dedicas a la venta on line tu actividad traspase fronteras, pero si lo que ofreces es un servicio o se trata de un negocio físico, tu trabajo se desarrollará en un campo local.

Establece cuáles son las debilidades y las fortalezas de tu negocio:

  • Exactamente en qué puedes prosperar.
  • Qué puntos te hacen más fuerte o te distinguen del resto de empresas.

Asimismo, debes conocer las amenazas que puedes hallar, si podrías superarlas y las ocasiones que te ofrece ese sector. El análisis DAFO es un factor básico para el lanzamiento de una empresa.

2. Si tu empresa es también online, crea una buena estrategia de marketing

Tu estrategia de marketing ha de estar alineada con tus objetivos. Establece dónde se encuentra tu público objetivo y define bien tu cliente potencial, cuáles van a ser tus canales de difusión, de qué forma y con qué asiduidad vas a crear contenidos en tu blog.

3. Elige un dominio con el nombre de tu negocio para una posible página web

Tendrás que tener presencia online, por lo que debes crear una web que te dé visibilidad, si tu nombre y dominio incluyen esa palabra mágica tendrás unos puntos extra. Que registres un nombre de empresa al montarla, no quiere decir que ese nombre quede asimismo reservado en el mundo online.

Recursos Humanos y atención al cliente de la Empresa

Si vas a contratar trabajadores deberás estar al día en los aspectos que competen a la selección de personal y entrevistas de trabajo, bajo el lado empresarial.

La contratación de personal para una empresa ha cambiado mucho en estos últimos años. Redes sociales y blogs se han convertido en un Curriculum Vitae en directo de nuestras habilidades e intereses. No solo Linkedin puede resultar eficaz en ese campo, si buscas un diseñador o un decorador para tu negocio, posiblemente te encuentres con que tienen un portafolio en una web o bien una página en Facebook.

Las redes sociales reflejan nuestra experiencia como cliente. No son pocos los halagos a ciertos negocios, pero tampoco pocas son las protestas.
Controla lo que se afirma de tu negocio en las Redes Sociales y, si existe alguna protesta, responde de forma profesional y procura resolver cada uno de los problemas con ellos.

Sticky
0
octubre 27, 2020

Contratar la contabilidad a una asesoría | Ventajas y desventajas

ventajas contratar contabilidad

¿Eres dueño de un negocio? ¿Piensas en montar un negocio? Si la contestación a alguna de estas preguntas es “sí”, debes tener en consideración que, aparte de tu actividad principal, muchas son las actividades que debes enfrentar en el funcionamiento de tu empresa: funciones administrativas, técnicas, sociales y financieras entre otras tantas.

Debido a la gran cantidad de actividad, muchas empresas prefieren contratar ciertos servicios a una empresa externa para que soporten algunas funciones.  Por ejemplo, contratar los servicios relacionados con la contabilidad de la compañía a un asesor. Pero debes saber que existen ventajas y desventajas al contratar la contabilidad a una asesoría.

 

Ventajas de contratar la contabilidad a una asesoría

contratar contabilidad asesoria

Son muchas las ventajas de externalizar esta clase de servicios:

La contabilidad es una labor difícil que requiere bastante tiempo, un tiempo que podrías invertir en optimizar y potenciar la actividad de tu empresa. Para un ahorro de costes, en numerosas ocasiones son los propios empleados de la empresa los que se hacen cargo de esta labor. Por este motivo, el empresario se verá obligado a contratar más trabajadores que desarrollen el resto de actividades. La experiencia de una empresa externa para realizar la contabilidad puede asegurar mejores resultados. Aparte de aceptar un servicio adaptado que se amolda a las necesidades propias de cada empresario, está al día de los cambios legislativos, labor de investigación que, indudablemente, requiere una elevada cantidad de tiempo para una pyme inexperta.
Contratar la contabilidad a una asesoría evita la obsolescencia, puesto que al estar a cargo de una asesoría profesional la empresa obtendrá acceso a sistemas modernos y de nueva generación.

¿Contratar la contabilidad con la asesoría merece la pena?

Uno de los fallos más frecuentes de los emprendedores y las pymes es intentar cubrir todos y cada uno de los campos que componen la administración empresarial: marketing, producción, ventas, contabilidad, fiscalidad, etc. La principal razón para hacerlo, es la carencia de recursos y la falta de capital.

La contabilidad de una empresa, es un pilar bastante importante, pero hay emprendedores que piensan que lo pueden hacer todo. Muchos orquestan que tienen la capacidad de desempeñar múltiples papeles en la empresa, además, de los tradicionales.

No obstante, muchas empresas ya se plantean si contratar la contabilidad con una asesoría merece o no la pena. Dicho de otra manera, que son más productivos dedicándose a otras tareas que no sean los números y, al ver el tiempo o esfuerzo mental que les ocupa las cuestiones relacionadas con la contabilidad, llegan a la conclusión que contratar a un asesor le sale muy rentable.

Desventajas de contratar la contabilidad con la asesoría

contratar contabilidad

Pese a todos estos beneficios esta clase de externalización asimismo cuenta con ciertos riesgos:

Peligros de seguridad: Contratar una empresa externa supone siempre ceder información privada del negocio a un tercero, de ahí que debas asegurarte muy bien de qué asesor contratas. También es posible que una asesoría pueda tener algún tipo de vulnerabilidad en sus sistemas y poner en riesgo los datos de sus clientes.

Costes no necesarios: Un asesor puede valorar las necesidades de empresa/cliente y hacerle un presupuesto a la medida de sus necesidades. Pero, existe el peligro de que, si no es del todo profesional, se anime a invertir exageradamente en tecnología y hacer que su cliente pague lo que no debe.

También es interesante considerar que la asesoría a la que contrates pueda continuar ofreciéndote sus servicios a largo plazo puesto que, volver  a buscar a otro asesor en el caso de quiebra del primero, es una labor que suele llevar algún tiempo y dedicación.

A menudo, se piensa que solo contratan este tipo de servicios, grandes compañías. Pero al pensar esto, nos equivocamos rotundamente puesto que, cada vez más, pequeñas y medianas empresas optan por externalizar una parte de sus servicios, permitiéndoles dedicarse por completo al crecimiento de su negocio.

Asesoría Física u Online

Si tienes una empresa de un tamaño mediano tal vez sea preferible que te decantes por una consultoría o asesoría física. Es preferible que el asesor se involucre algo más con el cliente y uno de los inconvenientes de la gestión online es la carencia de contacto entre las dos partes. El servicio de una asesoría presencial es más adaptado, y la carencia de involucración del asesor es un factor negativo para la mayoría de empresarios. Muchas de las asesorías online no incluyen ciertos servicios, por ejemplo la contabilidad o el asesoramiento fiscal. Por eso es conveniente que, cuando contrates una asesoría online te asegures de que ofrecen todos estos servicios.

Sin embargo, existen asesorías online que hacen todos los trámites,están capacitadas y son eficientes.

De igual modo, lo mismo pasa con las asesorías presenciales, muchas solo ofrecen servicios de gestoría o pequeños tramites que, para lo que necesitas no te servirá.

Para evitar estos inconvenientes, te aconsejamos que tengas en cuenta ciertos aspectos:

  • Busca alguna asesoría contable que actúe, o haya actuado, en el área de tu empresa, la especialización es esencial.
  • Haz una toma de contacto con múltiples asesorías, sobre todo, las que te hayan recomendado asociados u otros empresarios satisfechos con su servicio.
  • Pregunta quién se ocupará de manera directa de tu contabilidad (ha de ser alguien específico), que te señalen su capacitación y experiencia, y cómo será la comunicación.
  • Escoge la asesoría que sepa explicarte bien las cosas, de este modo, aparte de aconsejar, te aportará valor.
  • Si puedes, investiga sobre otros clientes de la asesoría, recientes y antiguos, y cuál fue su trayectoria con esa asesoría.
  • Estudia la reputación de esa empresa por Internet y examina qué comunican en sus redes sociales, en el caso de que las tengan.

Una vez valorados los inconvenientes y ventajas de cada opción puedes elegir la asesoría que más te interese.

Sticky
0
octubre 25, 2020

Cambiar de Asesoría ¿Cómo tramitar el cambio con éxito?

Cuando acaba el año, muchos autónomos y empresas se plantean cambiar de asesoría. El motivo principal es que el consultor haya cometido un fallo que produzca una sanción. Pero, hay otras causas como el coste del servicio o bien la calidad de la atención prestada.

Como empresario debes conocer cuáles son las necesidades de tu negocio y buscar una asesoría que pueda gestionar todo el servicio que necesitas.

¿Por qué razón cambiar de asesoría?

cambiar de asesoria

Si consideras que tu actual asesoría, ya sea fiscal, laboral o contable:

  • No cubre las expectativas que tenías al comienzo.
  • Tiene un coste elevado para el servicio que ofrece.
  • No te notifica de las novedades legales y debes preguntarle si las noticias que has leído o bien escuchado te afectan o no.
  • No te notifica sobre subvenciones o ayudas que puedan ser beneficiosas para tu negocio.
  • Tarda en contestar a mails o devolver tus llamadas.
  • No te notifica anticipadamente de la situación de tu negocio, debido a que tarda bastante en contabilizar las facturas. Siempre espera al último instante.
  • No cumple los plazos o lo hace en el último momento.
  • No te deja tiempo para prever el dinero que precisas para cubrir impuestos, seguros sociales, entre otras obligaciones.
  • Ha tenido múltiples fallos leves y ya no tienes la misma confianza que tenías.
  • No te facilita datos de tu empresa cuando se los pides y siempre debes andar detrás de los responsables para que te faciliten los datos que necesitas en un momento dado.
  • No aporta valor añadido a tu negocio.
  • Es un mero tramitador de impuestos y nóminas.
  • No la ves comprometida contigo ni con tu negocio. Sientes que eres un número más y que no le importa de qué forma te vaya.
  • Si por casualidad han olvidado la presentación de un impuesto y por su culpa debiste abonar la sanción y los intereses de demora.

 

Escucha con atención; “tu asesoría no está cumpliendo bien sus funciones”.

 

Tendemos a eludir los cambios. Por comodidad, nos quedamos quietos, sabiendo de que la situación no es buena. Pero, si te pasa todo lo anteriormente mencionado, debes buscar otra consultoría o asesoría que se adapte a tus necesidades y que te ofrezca el máximo ahorro fiscal. Por mucho que te cueste, da el paso inicial.

Cambiar de asesoría ¿Cuál es el momento ideal?

Puedes cambiar de asesoría en cualquier instante. Pero también deberás tener en cuenta que puede depender de la clase de contrato que hayas firmado y lo que señalen sus cláusulas de rescisión.
Siempre hay momentos más propicios que pueden ser más fáciles para ti y para la nueva asesoría.

Los mejores momentos para efectuar el cambio de asesoría son:

 

  • Al comienzo del año, puesto que se ha cerrado un ejercicio y empieza otro. Toda la documentación está localizada, la contabilidad cerrada y presentados todos los impuestos del año precedente.
  • Al final de cada trimestre. En este caso, la contabilidad no está cerrada, pero es muy probable que se hayan presentado los impuestos trimestrales y es más simple para el nuevo asesor reanudar el trabajo donde lo dejó el anterior asesor.
  • En cualquier momento, siempre que puedas organizar el cambio con tiempo.

¿Cómo efectuar un cambio sin problemas?

momento para cambiar de asesoria

Primero deberás comunicar a tu actual asesoría del cambio, no sin ya antes haber revisado si existe en su contrato alguna cláusula que te fuerce a un determinado aviso previo o alguna formalidad.

Documentación a pedir al cambiar de asesoría:

Deberás pedir a tu actual asesoría toda la información tuya que se encuentre en su poder:  documentos originales (escrituras, contratos, facturas), copia de impuestos presentados, nómina, seguros sociales, toda la contabilidad, libros de facturas.

La documentación a pedir cambiará dependiendo del momento del año. Lo idóneo es que la nueva asesoría se ocupe de determinar la documentación que va a ser precisa tras valorar tus necesidades más urgentes.

Ten en cuenta que, toda esa documentación y datos, son de tu propiedad. Por eso la asesoría que cesa sus servicios está obligada a entregártelos.

Debes entender al asesor como parte de tu negocio. Cuanta mayor información tenga, mejor te conocerá y podrá ayudarte de la mejor manera posible. Aparte de eludir fallos, podrá aconsejarte sobre opciones de ahorro, ayudas y subvenciones y formas de mejorar tu empresa.

¿Qué debes valorar para saber si has acertado?

cambiar de asesoria con exito en valencia

Debes conocer cuáles son las necesidades de tu negocio y buscar una asesoría fiscal y contable que pueda darte estos servicios.

Claves sencillas para cambiar de asesoría:

Profesionalidad
La idea de cambiar se genera cuando tu asesor no cumple con un mínimo de calidad en el servicio que te ofrece. De ahí que debas buscar buenos profesionales.

Al inicio parece una tarea difícil, pero saber la opinión de otros empresarios sobre el servicio que les ofrecen sus asesorías puede suponer una ayuda en la tarea de búsqueda de tu nueva asesoría.

Por otro lado, puedes buscar mediante Internet información sobre los profesionales que trabajan en asesorías.  Por ejemplo, en la red profesional linkedin puedes visitar los perfiles de empresas, su preparación y experiencia profesional.

Tarifas
Muchos empresarios se muestran insatisfechos por los precios. Debes abonar por los servicios contratados y no por más. Al cambiar de asesoría solicita un presupuesto del servicio que se adapte a tus necesidades y confirma de que pagas por el servicio que te ofrecen.
Considera que el barato puede salir caro. Las empresas asesoras fiscales que ofrecen tarifas bajísimas, prestan servicios mínimos y te aconsejan muy puntualmente. De este modo lo que has ahorrado en consultoría, lo debes abonar entonces en impuestos o sanciones. Otras asesorías se restringen a contabilizar las facturas, sin que les importe la situación real del negocio.


El trabajo de una consultoría no es solo administrar, sino más bien aconsejar.

Es conocer las necesidades de tu cliente, recomendarlo en temas fiscales, contables y laborales ayudándolo a amoldarse a los cambios legales, examinar sus estados financieros, planteando medidas correctoras si así fuesen necesarias.
De este modo el empresario considerará a la asesoría como una parte imprescindible del negocio en vez de un despacho al que le encarga los impuestos y la contabilidad.

Atención personalizada
Si tu asesor no te atiende cuando lo precisas o no puedes encontrarlo, no te presta un buen servicio. Tu asesoría ha de estar ahí para tu empresa y ayudarte en tus dudas.

Cada negocio es único y una buena asesoría debe amoldarse a las necesidades particulares de cada cliente. Para eso es esencial que tenga múltiples sistemas de comunicación bien estructurados, que se amolden a ti y a tu negocio. Atención telefónica, por e-mail, por skype o presencialmente si el cliente de este modo lo requiere.

Si te has planteado cambiar de asesoría o si tienes dudas, contacta con nosotros. Vamos a estar encantados de ayudarte.

Sticky
0
septiembre 30, 2020

¿Qué tipos de Empresa existen?

En España existen hasta 20 modalidades diferentes de empresas que podemos crear para hacer una actividad empresarial. Cada una de ellas tiene una naturaleza jurídica diferente y estará basada en relación a la clase de negocio que deseemos emprender. En estos tipos de empresas existen diferencias a nivel de tramitación del proceso de constitución y puesta en marcha. Y, diferencia también en lo que respecta al tema de fiscalidad.

Dependiendo de la clase de empresa que decidamos establecer,tendremos la obligación de encarar una serie de trámites fiscales u otros. Por ejemplo, un autónomo deberá abonar unos impuestos diferentes a los que debe abonar una Sociedad Limitada. De la misma forma, los trámites y formas para hacer frente a estos pagos son diferentes en cada caso.

Tipos de empresa y su clasificación

Clasificación de las empresas según:

  1. Tipo de mercado
  2. Titularidad del capital
  3. Tamaño (lo que respecta a trabajadores)
  4. Según actividad
  5. Ámbito de actuación
  6. Forma jurídica

Existen diferentes clases de empresas, que se dedican a diferentes actividades o bien cuyas peculiaridades dejan clasificarlas en diferentes conjuntos, estas posibles clasificaciones son las que mencionamos anteriormente y que vamos desarrollar a continuación.

Conforme a la titularidad del capital – La participación del Estado en la propiedad o bien de la titularidad del capital:

  • las compañías pueden ser privadas, cuando la propiedad y el control se halla a cargo de particulares
  • públicas, cuando el capital y el control están a cargo del Estado
  • mixtas, cuando la propiedad es compartida

Conforme su tamaño – Existen diferentes criterios para medir la dimensión de la empresa:

  • si atendemos al número de trabajadores, podemos llamar microempresa a aquella que tiene menos de diez trabajadores
  • pequeña empresa a la que tiene menos de cincuenta trabajadores
  • mediana empresa si tiene menos de 250 trabajadores
  • grande empresa a las que tienen más de 250 trabajadores.

Conforme su actividad – Hay 3 tipos de empresas:

  • Las del sector primario como pueden ser; empresas agrícolas, mineras, ganaderas, pesqueras.
  • Las empresas del sector secundario, como las que desarrollan su actividad productiva al convertir físicamente unos recursos en otros más útiles para su empleo, (empresas industriales y de construcción)

Empresas del sector terciario o servicios: cuya actividad es la prestación de servicios, como pueden ser; comerciales, de hostelería, sanitarios, financieros, de transportes, comunicaciones, educativos o recreativos, entre otros.

Conforme la clase de mercado – Monopolista, Oligopolistas, competencia monopolística o competencia perfecta.

  • Compañías monopolísticas, cuando la empresa es la única que ofrece un bien o servicio a muchos clientes
  • Oligopolistas, cuando pocas son las empresas que ofrecen un mismo producto y con peculiaridades afines, siendo muchos los demandantes
  • Empresas de competencia monopolística, en la que existen numerosas empresas que ofrecen un producto afín a una multitud de demandantes
  • Las compañías en competencia perfecta, donde muchas empresas ofrecen un mismo producto a todos y cada uno de los demandantes y tienen poco poder de resolución en el mercado.

Conforme su forma jurídica – Dos formas distintas:

  • Empresa individual, cuando el dueño es una sola persona
  • Empresa social o sociedad, cuando son múltiples los dueños de exactamente la misma.

Conforme su campo de actuación – Podríamos clasificar las compañías en: locales, provinciales, regionales, nacionales y también internacionales.

En APF Consultores podemos ayudarte a elegir el tipo de empresa adecuado. Ofrecemos servicio de asesoría en Ribarroja, asesoría en Líria, gestoría en La Eliana, La Pobla de Vallbona, Vilamarxant y Valencia.

Las principales características de los tipos de empresas

Una de las principales características y que es la más común, es diferenciar las empresas según su sector o la actividad económica que desarrollarán.

Aquí podemos desarrollar más a fondo cada una de las actividades económicas que existen.

  • El sector primario: Está dedicado a la obtención de materias primas. Este ámbito lo conforman actividades económicas como la agricultura, la ganadería, la pesca o bien la minería.
  • El sector secundario: En las que están incluidas todos y cada uno de los negocios de carácter tanto industrial como de la construcción. Esta clase de empresas se identifican por encargarse bien a la extracción de materia prima, o también, a la transformación de estas materias en productos elaborados. Asimismo esta clase de empresas son variadísimas y se pueden subdividir por su parte en diferentes tipos, como industrial, textil, vinícola, alimenticia o bien siderúrgica.
  • El sector terciario: En esta categoría se pueden distinguir a las compañías dedicadas al ámbito servicios o bien comercio.

En el sector de los Servicios, podemos encontrar aquellas empresas que están enfocadas a prestar a los clientes un servicio. En esta categoría se pueden distinguir empresas que dan servicio de tipo social, jurídico, informático o bien servicios de transportes.
Las compañías comerciales son aquellas dedicadas a la adquisición y venta de recursos materiales. Existen comercios variadísimos, según la clase de de producto con el que se comercialice. De esta manera se puede hablar de comercios de nutrición, electrodomésticos, muebles, ropa, jardín , etc…

En función de su forma jurídica

Como mencionamos antes, en función de la forma jurídica existen dos tipos de empresas: La individual y la sociedad. Pero, existen diferentes clases de empresas conforme esta condición, no obstante, aquí solo vamos a destacar las 4 más comunes:

  • Empresario individual – Aquella persona que decide emprender una actividad económica por su cuenta. En contraste al resto de formas, este tiene la obligación de contestar ante sus deudas con sus recursos.
  • Sociedad limitada – Esta clase de empresa está formada por uno o más asociados que aportan a la compañía dinero o recursos, con un mínimo de tres mil euros. Su responsabilidad es limitada y el capital de esta clase de empresas se divide en participaciones, acorde a las aportaciones efectuadas.
  • Sociedad anónima – La gran diferencia entre la sociedad anónima y la sociedad limitada es el capital mínimo que se requiere, de poco más de 60.000 euros. Además de esto, las S.A. se divide en acciones, que pueden venderse de forma libre.
  • Sociedades laborales – La principal característica de estas empresas es que la mayoría de la propiedad de la compañía pertenece a los trabajadores. En un caso así, ningún trabajador puede tener más del 33% del capital, y el conjunto de asociados no trabajadores no pueden tener más del 49% de la capital.

¿Cuál de estos tipos se adaptará a tu proyecto?

En nuestra Asesoría y Consultoría te podemos asesorar sobre el tipo de empresa que más te puede interesar crear. Sociedad limitada, sociedad colectiva, ¿o bien tal vez sea más apropiada una sociedad civil? ¿Qué forma jurídica es la más recomendable para mi negocio? Esta es una de las principales preguntas que debe solucionar el emprendedor, y en España no resulta fácil de contestar por el elevado número de variaciones que la presente legislación contempla. Como te hemos indicado antes, puedes contar con nosotros para evaluar el tipo de empresa más adecuado, así como su constitución y posterior gestión. En cualquier caso, esperamos que este artículo te haya servido de ayuda y con estos conceptos básicos te hagas una idea, sobre el tipo de empresa que mejor se puede adaptar a tu caso.

Sticky
0
septiembre 30, 2020

Grupos de cotización: todo lo que no sabías

Probablemente te hayas fijado en un dato que aparece en tu nómina pero que no comprendes del todo qué es. Estos datos se refieren a los grupos de cotización. Si para ti es un término confuso y deseas salir de dudas, estás en el lugar indicado. Si deseas saber por qué razón aparece en la nómina y cuáles son las implicaciones que tiene sobre tu sueldo, debes seguir leyendo. En el presente artículo te explicamos qué son los grupos de cotización y todo cuanto has de saber sobre ellos.

grupos de cotizacion

¿Qué son los grupos de cotización?

Esencialmente estos grupos representan las distintas categorías profesionales. Determina la clase de labor que el trabajador efectúa en la compañía para la que trabaja. Eso sí, no hace referencia a la titulación. Si bien sí determina el salario que recibe por su trabajo y la contribución que la compañía debe hacer por dicho trabajador a la Seguridad Social.

En este sentido, los grupos de cotización marcan el nivel de contribución que una compañía debe efectuar a la Seguridad Social, dependiendo de la clase de trabajador que tiene contratado. Un empleado está en su derecho de recibir una serie de bonificaciones en el caso de estar de baja, por ejemplo. O bien otra clase de coberturas, como puede ser el acceso al paro, en caso de que nos hallemos en situación de desempleo. Estas remuneraciones cambian en función de la forma en la que se haya contribuido al sistema nacional de la Seguridad Social. Y dicha contribución está supeditada al grupo de cotización al que pertenece cada trabajador.

Grupos de cotización que existen

que son los grupos de cotizacion

Actualmente existen 11 grupos de cotización. Para conocer el tuyo no tienes más que mirar en tu nómina o bien tu contrato de trabajo. Puede ser cualquiera de estos:

Conjunto 1: ingenieros y licenciados

Conjunto 2: ingenieros técnicos, peritos y asistentes titulados

Conjunto 3: jefes administrativos y de taller

Conjunto 4: asistentes no titulados

Conjunto 5: oficiales administrativos

Conjunto 6: subalternos

Conjunto 7: auxiliares administrativos

Conjunto 8: oficiales de primera y segunda

Conjunto 9: oficiales de tercera y especialistas

Conjunto 10: peones

Conjunto 11: trabajadores menores de dieciocho años, sea como sea su categoría profesional

En los diferentes convenios colectivos se definen las características de cada uno de los grupos profesionales, como la titulación y las funciones. De ahí que, al firmar un contrato, en una de las cláusulas debe figurar el grupo al que pertenece.

¿Por qué los grupos son tan importantes?

grupos cotizacion nominas

Los grupos de cotización son esenciales para determinar 2 aspectos clave que repercutirán en la contraprestación que una compañía da por tu trabajo:

  • El sueldo: los diferentes grupos sirven para establecer unos topes mínimos y máximos en la retribución de los trabajadores.
  • La base de cotización: los grupos asimismo señalan lo que la compañía debe aportar a la Seguridad Social como retribución. El BOE —Boletín Oficial del Estado— publica todos los años unas tablas que determinan las bases mínimas y máximas para estos. La base es el sueldo del trabajador y a partir de ella se efectúan diferentes cálculos que determinan la cantidad que debe abonar la compañía como Seguridad Social. Cada grupo tiene unas bases mínimas y máximas.

Asimismo, desde el 1 de enero 2019 las bases mensuales de cotización para cada grupo son las siguientes:

  • Grupo 1: 1.466,40 euros la mínima y 4.070,10 euros la máxima.

Grupos de 2 a 7: 1.057,80 € la mínima y 4.070,10 € la máxima.

Grupos 8 a 11: 35 € la mínima y 135, 67 € la máxima, en este caso la base de cotización es diaria y no mensual como en el resto de casos.

Por consiguiente, para calcular cuál es el coste para la compañía por un trabajador hay que tener en consideración múltiples factores, pero podríamos establecer unos porcentajes orientativos:

  • La compañía debe abonar un 23,6% de la base en término de contingencias comunes.
  • Asimismo, abonará un 5,5% del sueldo mensual en término de prestación por desempleo.
  • 3,5% en término de coberturas para accidentes de trabajo o bien enfermedades relacionadas con el campo profesional. Este porcentaje puede cambiar.
  • 0,6% en término de capacitación para el empleado.
  • 0,2% al FOGASA, el fondo de cobertura para posibles despidos de empresas en quiebra.

Estas aportaciones hacen que una empresa pague por un trabajador una cantidad considerablemente superior al sueldo. Como ejemplo, un trabajador que cobre 1200 € netos, podría suponer un coste total para la empresa en torno a 2.000 €.

¿Eres autónomo?

Todos y cada uno de las personas que efectúan alguna clase de trabajo han de estar adscritos a la Seguridad Social. En el caso de los asalariados o bien contratados por una compañía (la mayor parte de las personas), lo hacen por medio de los grupos de cotización citados para el Régimen General de la SS. Pero si eres autónomo la manera en que se paga la cuota y se accede a las citadas bonificaciones es diferente. Vale la pena efectuar un pequeño repaso a este campo, puesto que en España existen más de 3 millones de personas que cotizan a la Seguridad Social como trabajadores por cuenta propia.

En realidad, no existe el grupo de cotizaciones para los autónomos. Al menos, no en exactamente las mismas circunstancias que lo explicado de antemano en el Régimen General. Una persona puede auto emplearse y empezar a trabajar como autónomo, prestando algún servicio o bien efectuando de ciertos trabajos.

En este Régimen el profesional puede seleccionar cotizar por la cantidad que desee, en unas cuotas mínimas y máximas. Como resulta lógico, cuanto más aporte mensualmente, mejores van a ser sus coberturas en el caso de baja por enfermedad, accidente laboral, jubilación, desempleo, etc. Conforme el Boletín Oficial del Estado, estas cuotas continúan, por el momento, iguales por año precedente, 893,10 euros de mínima y, de máxima, 3.642 euros.

En base a ellas, se va a pagar un 29,8 % de la base escogida, por el término de contingencias comunes. Y un 29,3% para contingencias profesionales y cese de actividad (el paro de los autónomos). Un autónomo que decida incluir todas y cada una estas coberturas, si no tiene acceso a ninguna bonificación auxiliar, pagará en torno a los 893,10 euros

Como ves, conocer los grupos de cotización y saber a cuál perteneces resulta determinante para saber cuál es tu sueldo y lo que la compañía debe aportar por ti a la Seguridad Social. Recuerda que puedes revisar cuál es tu grupo en la nómina o bien tu contrato. Si tienes dudas, contacta con una consultoría experta, te informará todo cuanto precises saber sobre los grupos de cotización. También ofrecemos servicio de  asesoría ( Ribarroja ), Lliria, gestoría en L’Eliana, La Pobla de Vallbona, Vilamarxant y Valencia.

Sticky
0
septiembre 29, 2020

Fiscalidad en la Empresa: Conceptos

fiscalidad en la epresa

La fiscalidad en las empresas es el conjunto de impuestos, tasas y contribuciones que la legislación tributaria les demanda a consecuencia de su actividad económica.

La carencia de perspectivas laborales en este país ha impulsado a numerosos trabajadores a buscar, en la vía del emprendimiento, una salida profesional para su supervivencia. Bajo este escenario, menos conocido, los emprendedores se han visto obligados a familiarizarse con nuevos conceptos y responsabilidades relacionados con la fiscalidad en la Empresa. Pero también, con las obligaciones contables y de facturación y la planificación económica y financiera.

Por desgracia, las contrariedades de financiación y los retrasos en los cobros están tras muchos intentos frustrados.

Fiscalidad en la empresa en España

En España hay un gran talento y tenemos el potencial humano para desarrollar proyectos tecnológicos y productivos. Pero ese potencial no puede crecer si no se riega y el agua que precisa es, el dinero. Si eres autónomo o bien una pequeña y mediana empresa, debes saber que existe la Fiscalidad en la Empresa.

Una de las principales tareas para asegurar la supervivencia de tu negocio es saber cómo funciona la fiscalidad en las pequeñas y medianas empresas y autónomos. Esto es esencial, no solo para conocer y presentar a tiempo todos y cada uno de los impuestos sino también, para integrar esos compromisos de pago de manera segura y tener de esta forma controlada la liquidez.

Por tanto, vamos a indicarte qué es la fiscalidad de una empresa y de qué forma se administra.

¿Qué es la Fiscalidad en la Empresa?

fiscalidad de la empresa en españa

Para desarrollar una actividad empresarial o bien profesional es indispensable cumplir las obligaciones tributarias. El sistema tributario es el conjunto de leyes que tienen como fin regular y aplicar los diferentes tributos que una empresa, como ente económico, tiene la obligación de atenderlos para contribuir al mantenimiento de los servicios públicos y los gastos del Estado. En APF Consultores nos encargamos de que tu empresa cumpla con las obligaciones fiscales, al mismo tiempo que evaluamos la forma de que ahorres al máximo en tus impuestos. También ofrecemos servicio de  asesoría en Ribarroja, Lliria, gestoría en La Eliana, La Pobla de Vallbona, gestoría en Vilamarxant y Valencia.

La Administración Pública se vale de la Ley General Tributaria (LGT) para ejercer su función recaudatoria, ordenando y regulando las diferentes aportaciones de los ciudadanos y de las compañías en forma de tributos, siendo los más importantes, los impuestos.

El principal soporte de la contribución es el hecho imponible, un acto de naturaleza jurídica o económica que produce la obligación fiscal para el sujeto pasivo: persona física y/o jurídica obligada al pago.

Diferentes elementos del sistema tributario que debes conocer

que es la fiscalidad en la empresa

Las vías de recaudación

Estas se dividen en 3 categorías:

  • Las tasas – Son de ámbito local y son aplicadas para la utilización del espacio público o para contratar servicios que son de prestación pública. Un ejemplo: pedir un espacio para una terraza o bien la recogida de basuras.
  • Las contribuciones especiales – Se abonan en el momento en que un servicio u obra pública afecta a la revalorización de una propiedad del contribuyente. A nivel empresarial, podría ser el saneamiento o mejora vial de un polígono industrial.
  • Los impuestos – Se aplican sin contraprestación y el hecho imponible es la capacidad económica del sujeto pasivo. Son el principal referente tributario para las compañías.

Naturaleza de los Impuestos

Existen 2 tipos:

  1. Los impuestos Directos

Gravan de manera directa al hecho de tener capacidad económica (un patrimonio o bien un negocio).

  • Los impuestos Indirectos

Se derivan de una manifestación de esa capacidad económica (por ejemplo, los que se aplican al consumo como expresión de riqueza).

Fiscalidad y su ámbito de aplicación

La potestad tributaria corresponde al Estado. Aunque los ayuntamientos y Comunidades Autónomas tienen asignadas competencias en sus respectivos campos de actuación.

Los Impuestos estatales – Los tributos de mayor rango y también incidencia empresarial son los estatales y están formados por:

  • renta de las personas físicas (IRPF)
  • de sociedades (IS): destinado a las sociedades mercantiles (sociedad anónima y limitada) y otras entidades prevista en la ley.
  • sobre el valor añadido (IVA): grava el consumo final de bienes/servicios y toma a las compañías como unidades recaudadoras para Hacienda debido a su función comercial, con la emisión y recepción de facturas.

Impuestos locales y municipales – Los municipios recolectan otros tributos esenciales con incidencia para la mayor parte de los negocios:

  • Impuesto de actividades económicas (IAE).
  • Impuesto sobre bienes raíces (IBI).
  • Impuesto sobre automóviles de tracción mecánica (IVTM) Para todos los automóviles de la empresa.
  • Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO).
  • Impuesto sobre el aumento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU).

El más importante, aunque están exentos los negocios que no alcancen el millón de euros de facturación es el (IAE).

Impuestos autonómicos – Las comunidades autónomas pueden fijar y administrar tributos propios, por algún hecho imponible no recogido por otras administraciones (es frecuente el impuesto por efectuar actividades contaminantes).

También tienen cedida la administración de sucesiones y donaciones, de transmisiones y actos jurídicos documentados.

Sticky
0
septiembre 21, 2020

Las principales diferencias entre impuestos directos e indirectos

La diferencia entre impuestos directos e indirectos es la base sobre la cual se aplican. Mientras que los impuestos directos gravan la riqueza de las personas, los impuestos indirectos gravan la manera en que se emplea esta riqueza.

Los impuestos son las tributaciones o pagos que deben efectuar los ciudadanos al gobierno sin que este se halle obligado a entregarles una contraprestación directa. En una mayoría de países, los impuestos forman la fuente de recursos más relevante para el gobierno. De no contar con ellos seguramente no podrían financiar sus actividades ni tampoco las políticas sociales.

Impuestos directos e indirectos y sus categorías

clasificacion de los impuesto directos e indirectos

Los impuestos se pueden dividir en diferentes categorías. Si consideramos la base sobre la que se aplican se dividen en impuestos directos o bien indirectos.

  • Los impuestos directos, gravan el patrimonio, ingresos o una manifestación directa de la riqueza de la persona. De esta forma,estos pueden gravar casas, terrenos o sueldos, entre otras riquezas patrimoniales.
  • Los segundos, los impuestos indirectos, gravan el empleo o bien la manifestación indirecta de la riqueza. De este modo, pueden gravar el consumo de recursos o servicios.En términos simples, los impuestos directos gravan lo que una persona tiene o bien ingresa. El impuesto de la renta, impuestos a sociedades o también impuestos a la riqueza y patrimonio, son algunos ejemplos esenciales de este impuesto.Los impuestos indirectos gravan la manifestación indirecta de la riqueza de las personas. Es precisamente por esto, que gravan el consumo y las transmisiones de recursos o derechos.

    Impuestos directos en España

impuestos directos e indirectos

En el caso de España, los principales impuestos directos son los siguientes:

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (Ley 35/2006 de 28 de noviembre y Real Decreto 439/ 2007 de 30 de mayo). En un caso así, el impositor debe declarar todas y cada una de las rentas de trabajo y capital que ha logrado a lo largo del periodo (ejercicio fiscal) y abonar un tributo sobre ellas.
  • Impuesto sobre la Renta de no Residentes (Real Decreto Legislativo 5/2004, de 5 de marzo y Real Decreto 1776/2004, de 30 de julio). Se aplica sobre la renta lograda en el territorio nacional por parte de individuos que no tienen una vivienda en España.
  • Impuesto sobre Sociedades (Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo y Real Decreto 1777/2004, de 30 de julio). Se aplica sobre el beneficio neto que consiguen las compañías.
  • Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (Ley 29/1987, de 18 de diciembre, y Real Decreto 1629/1991, de 8 de noviembre).
  • Impuesto sobre el Patrimonio (Ley 19/1991, de 6 de junio, y Real Decreto 1704/1999, de 5 de noviembre).
  • Impuesto sobre Recursos Inmuebles. Se aplica sobre la posesión de una residencia.
  • Impuesto sobre Actividades Económicas. Se aplica un tributo sobre la actividad emprendedora.
  • Impuesto sobre Automóviles de Tracción Mecánica. Se paga un tributo por tener un vehículo.
  • Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

Impuestos indirectos en España

impuestos indirectos y directos

En el caso de España, los impuestos indirectos más relevantes son los siguientes:

  • Impuesto sobre el Valor Añadido, el conocido como IVA. Se aplica sobre el gasto en recursos y servicios para consumo final.
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Grava la circulación de recursos, los derechos y el gasto del dinero o bien la renta que tengamos.
  • Impuestos especiales. Son impuestos que se aplican solo sobre el consumo de ciertos recursos o servicios como tabaco, alcohol, etc..
  • Renta de Aduanas (Reglamento (CEE) 2913/92 del Consejo, de 12 de octubre de 1992, por el que se aprueba el Código Aduanero Comunitario).

Otras características

Para que una contribución de una empresa o persona particular sea considerada como impuesto deberá cubrir ciertas características legales. Así, también debe tener los elementos normativos exigidos por los supuestos jurídicos.

Las características que tienen las contribuciones para ser considerados un impuesto son:

  • Es la cantidad que forma una obligación.
  • Han de ser establecidos por la Ley.
  • Ha de ser proporcional y equitativo.
  • Esta al cargo de personas físicas y morales.
  • Que se hallan en la situación jurídica prevista por la Ley.
  • Debe destinarse a cubrir los gastos públicos.

Los elementos de los impuestos tanto directos como indirectos son:

Hecho imponible: Debe existir una circunstancia de cuya realización depende el origen de la obligación fiscal.

Sujeto pasivo: El que tiene la obligación de abonar, es la persona natural o bien jurídica al que por la ley impone el cumplimiento de las posibilidades tributarias.

Sujeto activo: Es el Estado, quien se ve favorecido de forma directa por las contribuciones de los ciudadanos.

Base imponible: Es la cuantificación y valoración del hecho imponible y determina la obligación fiscal. Se trata de una cantidad de dinero, pero puede asimismo tratarse de otros signos, como el número de personas que viven en una residencia, litros de gasolina, litros de alcohol o bien número de cigarrillos.

Clase de gravamen: Es la proporción que se aplica sobre la base imponible con objeto de calcular el impuesto. Dicha proporción puede ser fija o bien variable.

Cuota tributaria: Es la cantidad que representa el impuesto y puede ser una cantidad fija o bien el resultado de multiplicar el tipo impositivo por la base imponible.

Deuda tributaria: Es el resultado de reducir la cuota con posibles deducciones y de aumentarse con posibles recargos.

Todos sabemos que, si no eres experto en estos temas de hacienda y relacionados con los Impuestos directos e indirectos te puedes hacer un lio de los grandes. Cada vez que necesites presentar tus impuestos ya sea como una persona física o jurídica, cuenta siempre con la ayuda de una empresa experta en asesoría fiscal como APF Consultores. Es la mejor opción y te puede quitar muchos dolores de cabeza. En APF Consultores ofrecemos servicio de  asesoría en Ribarroja de Turia, Lliria, gestoría y asesoría en La Eliana, La Pobla de Vallbona, Vilamarxant y Valencia.

Esperamos que te sirva de ayuda este post y que te saque las dudas. Pero si continuas con cualquier tipo de duda te aconsejamos a contactar con nosotros.

Sticky
0
  • APF GESTORIA

    Forma parte de nuestro club en las redes sociales

    Avenida Los Serranos, 16, La Pobla de Vallbona, Valencia

    Plaça de la Porta de la Mar, 6, Tercer Piso, 46004 Valencia ( Cita Previa )

    EMAIL:
    info@apfconsultores.es

    TELÉFONO:
    Móvil: 629 94 26 14

    Fijo: +34 960 118 391