Login
or
Register

Que gastos son deducibles en una empresa

agosto 30, 2020

Que gastos son deducibles en una empresa

Sticky
0
gastos fiscalmente deducibles

Una empresa genera beneficios, pero también, genera gastos.

Cuando tienes una sociedad una de las cosas que más preocupa son los gastos. Entre la creación de la sociedad y que cuando comienzas todo son gastos, el panorama puede ser un tanto desolador.

En esta situación, muchos olvidan el tema de los gastos deducibles. Esos gastos de los que puedes ahorrarte los impuestos o bien parte de ellos y que pueden suponer una enorme inyección económica para tu empresa.

En este artículo te vamos a explicar que gastos son deducibles en una empresa porque posiblemente te surjan algunas dudas.

 

¿Qué son los gastos deducibles?

gastos deducibles

Consideramos gastos deducibles aquellos que se pueden restar de los ingresos brutos para calcular el beneficio a efectos de impuestos. Por tanto un gasto deducible permite suprimir una pequeña cantidad de lo que hay que abonar a Hacienda.

Fiscalmente se estima que son gastos deducibles aquellos que son  indispensables para el desempeño de una actividad profesional o bien empresarial. Estos gastos han de estar apropiadamente contabilizados y justificados, así que debemos aportar una factura de los mismos. No nos valdría presentar un ticket de compra. Además de esto, los gastos deducibles han de estar reflejados en los libros de cuentas, específicamente en el de gastos y también inversiones.

La Ley del Impuesto de Sociedades establece que son fiscalmente deducibles aquellos gastos que sean precisos para la actividad. La autoridad fiscal detalla cuáles son estos gastos, así como las reglas concretas que regulan la deducción de cada uno de ellos. Si quieres recibir asesoramiento fiscal sobre este tema, no dudes en contactarnos.

Que gastos son deducibles en una empresa

que gastos son deducibles en una empresa

Gastos de suministros en nuestra propia vivienda

Imaginemos a una traductora que trabaja por cuenta propia. Con bastante probabilidad no destina un local concreto de cara al desarrollo de su actividad profesional, sino que emplea un espacio en su piso para trabajar y, en consecuencia, el conjunto de recursos ligados a él (agua, gas, electricidad, telefonía, Internet, etcétera). Como resulta lógico, siendo un espacio compartido para la vida profesional y personal, no se pueden incluir los gastos en su totalidad, pero sí una parte de ellos.

Gastos de alquileres

Asimismo, puede darse el caso contrario y que el trabajador por cuenta propia necesite arrendar un espacio físico de trabajo (bien inmueble) o algún material para realizar cierta actividad (bien mueble), como abonar cierta cantidad por hacer empleo de una patente o una marca. Todos estos son gastos deducibles del IRPF.

Conservación

Aquellos gastos destinados al mantenimiento de los bienes empresariales. No se incluyen su mejora o ampliación, estos no son deducibles.

Primas de seguro de enfermedad

Puede ser que hayas invertido en un seguro privado para tu familia (autónomo, cónyuge y también hijos menores de 25 años). Si este es el caso y, como en los casos precedentes aplicas un régimen de estimación directa, vas a poder reducir las primas del seguro de enfermedad del pago del IRPF con un límite de 500 euros por persona y 1500 por persona con discapacidad.

Otros servicios exteriores

Se incluyen en este apartado transportes, primas de seguros, servicios bancarios y afines, publicidad y relaciones públicas.

Gastos de desplazamientos

Siempre que el motivo de tal viaje esté meridianamente relacionado con tu actividad empresarial. Además de esto, debes tener una hoja de gastos que especifique ese motivo y separar todos y cada uno de los gastos en las distintas facturas. Como se te olvide algo de eso, olvídate de deducirlo.

Comidas

Es un tema frágil. Deben ser comidas relacionadas y precisas para la actividad profesional, en una localidad diferente a aquella en la que desarrollas tu negocio y de un montante conveniente. Carece de sentido que te vayas con un usuario a un restaurante y te gastes mil euros.

¿Qué son los gastos no deducibles?

Los gastos no deducibles son aquellos gastos que, a pesar de cumplir los requisitos de estar contabilizados y justificados, no son considerados, por la norma fiscal, deducibles. Por los siguientes motivos:

  • Forman parte de la renta de la sociedad.
  • Suponen una pérdida real, pero la ley los considera no deducibles.
  • Son los llamados, “saneamientos de activos”.

 

Gastos no deducibles para empresas

Clases de gastos no deducibles

La otra parte de la historia, se corresponden a los gastos no deducibles. La Ley del Impuesto sobre Sociedades establece una relación de gastos que considera como no deducibles:

Sanciones o bien multas

Los recargos de apremio, multas de circulación y todo lo relacionado con las sanciones no son deducibles. Olvídate de presentar esa multa por estacionar mal yendo a ver a un cliente o bien por abonar tarde tus impuestos.

Gastos efectuados con personas o entidades residentes en paraísos fiscales

Si tienes negocios con Gibraltar o bien Andorra, que son paraísos fiscales, no podrás deducir nada que tenga relación con ciertos gastos del apartado precedente.

Regalos

Todos y cada uno de los regalos que hagas, sean a clientes de la empresa o bien a empleados, no suelen ser deducibles. Solo lo son sí, conforme los usos y costumbres de tu empresa, se hacen con regularidad. Por poner un ejemplo, la habitual cesta de Navidad si se hace todos los años puede ser deducible.

Impuesto sobre Sociedades

Los gastos o bien, en su caso, ingresos derivados de la contabilización del Impuesto sobre Sociedades no son deducibles.

Pérdidas en el juego

Al no ser preciso para la obtención de ingresos, no se permite la deducción de los importes dedicados a juegos; no obstante, los ingresos derivados de los premios sí tienen la consideración de ingreso calculable, en tal caso los gastos efectuados para su obtención si serían deducibles.

Ciertas empresas continuan  pensando que se puede deducir todo lo que se puede redactar en una factura. Y como poder, puedes hacerlo. El pequeño inconveniente es que después llega la fiscalización y te mete una sanción tributaria. Y esa multa te hará abonar lo que has deducido más una multa de una cuantía curiosamente alta, con lo que mejor no jugártela.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  • APF GESTORIA

    Forma parte de nuestro club en las redes sociales

    Avenida Los Serranos, 16, La Pobla de Vallbona, Valencia

    Plaça de la Porta de la Mar, 6, Tercer Piso, 46004 Valencia ( Cita Previa )

    EMAIL:
    info@apfconsultores.es

    TELÉFONO:
    Móvil: 629 94 26 14

    Fijo: +34 960 118 391