Login
or
Register

Author Archives monica

septiembre 30, 2020

¿Qué tipos de Empresa existen?

En España existen hasta 20 modalidades diferentes de empresas que podemos crear para hacer una actividad empresarial. Cada una de ellas tiene una naturaleza jurídica diferente y estará basada en relación a la clase de negocio que deseemos emprender. En estos tipos de empresas existen diferencias a nivel de tramitación del proceso de constitución y puesta en marcha. Y, diferencia también en lo que respecta al tema de fiscalidad.

Dependiendo de la clase de empresa que decidamos establecer,tendremos la obligación de encarar una serie de trámites fiscales u otros. Por ejemplo, un autónomo deberá abonar unos impuestos diferentes a los que debe abonar una Sociedad Limitada. De la misma forma, los trámites y formas para hacer frente a estos pagos son diferentes en cada caso.

Tipos de empresa y su clasificación

Clasificación de las empresas según:

  1. Tipo de mercado
  2. Titularidad del capital
  3. Tamaño (lo que respecta a trabajadores)
  4. Según actividad
  5. Ámbito de actuación
  6. Forma jurídica

Existen diferentes clases de empresas, que se dedican a diferentes actividades o bien cuyas peculiaridades dejan clasificarlas en diferentes conjuntos, estas posibles clasificaciones son las que mencionamos anteriormente y que vamos desarrollar a continuación.

Conforme a la titularidad del capital – La participación del Estado en la propiedad o bien de la titularidad del capital:

  • las compañías pueden ser privadas, cuando la propiedad y el control se halla a cargo de particulares
  • públicas, cuando el capital y el control están a cargo del Estado
  • mixtas, cuando la propiedad es compartida

Conforme su tamaño – Existen diferentes criterios para medir la dimensión de la empresa:

  • si atendemos al número de trabajadores, podemos llamar microempresa a aquella que tiene menos de diez trabajadores
  • pequeña empresa a la que tiene menos de cincuenta trabajadores
  • mediana empresa si tiene menos de 250 trabajadores
  • grande empresa a las que tienen más de 250 trabajadores.

Conforme su actividad – Hay 3 tipos de empresas:

  • Las del sector primario como pueden ser; empresas agrícolas, mineras, ganaderas, pesqueras.
  • Las empresas del sector secundario, como las que desarrollan su actividad productiva al convertir físicamente unos recursos en otros más útiles para su empleo, (empresas industriales y de construcción)

Empresas del sector terciario o servicios: cuya actividad es la prestación de servicios, como pueden ser; comerciales, de hostelería, sanitarios, financieros, de transportes, comunicaciones, educativos o recreativos, entre otros.

Conforme la clase de mercado – Monopolista, Oligopolistas, competencia monopolística o competencia perfecta.

  • Compañías monopolísticas, cuando la empresa es la única que ofrece un bien o servicio a muchos clientes
  • Oligopolistas, cuando pocas son las empresas que ofrecen un mismo producto y con peculiaridades afines, siendo muchos los demandantes
  • Empresas de competencia monopolística, en la que existen numerosas empresas que ofrecen un producto afín a una multitud de demandantes
  • Las compañías en competencia perfecta, donde muchas empresas ofrecen un mismo producto a todos y cada uno de los demandantes y tienen poco poder de resolución en el mercado.

Conforme su forma jurídica – Dos formas distintas:

  • Empresa individual, cuando el dueño es una sola persona
  • Empresa social o sociedad, cuando son múltiples los dueños de exactamente la misma.

Conforme su campo de actuación – Podríamos clasificar las compañías en: locales, provinciales, regionales, nacionales y también internacionales.

Las principales características de los tipos de empresas

Una de las principales características y que es la más común, es diferenciar las empresas según su sector o la actividad económica que desarrollarán.

Aquí podemos desarrollar más a fondo cada una de las actividades económicas que existen.

  • El sector primario: Está dedicado a la obtención de materias primas. Este ámbito lo conforman actividades económicas como la agricultura, la ganadería, la pesca o bien la minería.
  • El sector secundario: En las que están incluidas todos y cada uno de los negocios de carácter tanto industrial como de la construcción. Esta clase de empresas se identifican por encargarse bien a la extracción de materia prima, o también, a la transformación de estas materias en productos elaborados. Asimismo esta clase de empresas son variadísimas y se pueden subdividir por su parte en diferentes tipos, como industrial, textil, vinícola, alimenticia o bien siderúrgica.
  • El sector terciario: En esta categoría se pueden distinguir a las compañías dedicadas al ámbito servicios o bien comercio.

En el sector de los Servicios, podemos encontrar aquellas empresas que están enfocadas a prestar a los clientes un servicio. En esta categoría se pueden distinguir empresas que dan servicio de tipo social, jurídico, informático o bien servicios de transportes.
Las compañías comerciales son aquellas dedicadas a la adquisición y venta de recursos materiales. Existen comercios variadísimos, según la clase de de producto con el que se comercialice. De esta manera se puede hablar de comercios de nutrición, electrodomésticos, muebles, ropa, jardín , etc…

En función de su forma jurídica

Como mencionamos antes, en función de la forma jurídica existen dos tipos de empresas: La individual y la sociedad. Pero, existen diferentes clases de empresas conforme esta condición, no obstante, aquí solo vamos a destacar las 4 más comunes:

  • Empresario individual – Aquella persona que decide emprender una actividad económica por su cuenta. En contraste al resto de formas, este tiene la obligación de contestar ante sus deudas con sus recursos.
  • Sociedad limitada – Esta clase de empresa está formada por uno o más asociados que aportan a la compañía dinero o recursos, con un mínimo de tres mil euros. Su responsabilidad es limitada y el capital de esta clase de empresas se divide en participaciones, acorde a las aportaciones efectuadas.
  • Sociedad anónima – La gran diferencia entre la sociedad anónima y la sociedad limitada es el capital mínimo que se requiere, de poco más de 60.000 euros. Además de esto, las S.A. se divide en acciones, que pueden venderse de forma libre.
  • Sociedades laborales – La principal característica de estas empresas es que la mayoría de la propiedad de la compañía pertenece a los trabajadores. En un caso así, ningún trabajador puede tener más del 33% del capital, y el conjunto de asociados no trabajadores no pueden tener más del 49% de la capital.

¿Cuál de estos tipos de empresa se adaptará a tu proyecto?

En nuestra Asesoría y Consultoría te podemos asesorar sobre el tipo de empresa que más te puede interesar crear. Sociedad limitada, sociedad colectiva, ¿o bien tal vez sea más apropiada una sociedad civil? ¿Qué forma jurídica es la más recomendable para mi negocio? Esta es una de las principales preguntas que debe solucionar el emprendedor, y en España no resulta fácil de contestar por el elevado número de variaciones que la presente legislación contempla. Como te hemos indicado antes, puedes contar con nosotros para evaluar el tipo de empresa más adecuado, así como su constitución y posterior gestión. En cualquier caso, esperamos que este artículo te haya servido de ayuda y con estos conceptos básicos te hagas una idea, sobre el tipo de empresa que mejor se puede adaptar a tu caso.

Sticky
0
septiembre 30, 2020

Grupos de cotización: todo lo que no sabías

Probablemente te hayas fijado en un dato que aparece en tu nómina pero que no comprendes del todo qué es. Estos datos se refieren a los grupos de cotización. Si para ti es un término confuso y deseas salir de dudas, estás en el lugar indicado. Si deseas saber por qué razón aparece en la nómina y cuáles son las implicaciones que tiene sobre tu sueldo, debes seguir leyendo. En el presente artículo te explicamos qué son los grupos de cotización y todo cuanto has de saber sobre ellos.

grupos de cotizacion

¿Qué son los grupos de cotización?

Esencialmente estos grupos representan las distintas categorías profesionales. Determina la clase de labor que el trabajador efectúa en la compañía para la que trabaja. Eso sí, no hace referencia a la titulación. Si bien sí determina el salario que recibe por su trabajo y la contribución que la compañía debe hacer por dicho trabajador a la Seguridad Social.

En este sentido, los grupos de cotización marcan el nivel de contribución que una compañía debe efectuar a la Seguridad Social, dependiendo de la clase de trabajador que tiene contratado. Un empleado está en su derecho de recibir una serie de bonificaciones en el caso de estar de baja, por ejemplo. O bien otra clase de coberturas, como puede ser el acceso al paro, en caso de que nos hallemos en situación de desempleo. Estas remuneraciones cambian en función de la forma en la que se haya contribuido al sistema nacional de la Seguridad Social. Y dicha contribución está supeditada al grupo de cotización al que pertenece cada trabajador.

Grupos de cotización que existen

que son los grupos de cotizacion

Actualmente existen 11 grupos de cotización. Para conocer el tuyo no tienes más que mirar en tu nómina o bien tu contrato de trabajo. Puede ser cualquiera de estos:

Conjunto 1: ingenieros y licenciados

Conjunto 2: ingenieros técnicos, peritos y asistentes titulados

Conjunto 3: jefes administrativos y de taller

Conjunto 4: asistentes no titulados

Conjunto 5: oficiales administrativos

Conjunto 6: subalternos

Conjunto 7: auxiliares administrativos

Conjunto 8: oficiales de primera y segunda

Conjunto 9: oficiales de tercera y especialistas

Conjunto 10: peones

Conjunto 11: trabajadores menores de dieciocho años, sea como sea su categoría profesional

En los diferentes convenios colectivos se definen las características de cada uno de los grupos profesionales, como la titulación y las funciones. De ahí que, al firmar un contrato, en una de las cláusulas debe figurar el grupo al que pertenece.

¿Por qué es tan importante el grupo de cotización?

grupos cotizacion nominas

Los grupos de cotización son esenciales para determinar 2 aspectos clave que repercutirán en la contraprestación que una compañía da por tu trabajo:

  • El sueldo: los diferentes grupos sirven para establecer unos topes mínimos y máximos en la retribución de los trabajadores.
  • La base de cotización: los grupos asimismo señalan lo que la compañía debe aportar a la Seguridad Social como retribución. El BOE —Boletín Oficial del Estado— publica todos los años unas tablas que determinan las bases mínimas y máximas para estos. La base es el sueldo del trabajador y a partir de ella se efectúan diferentes cálculos que determinan la cantidad que debe abonar la compañía como Seguridad Social. Cada grupo tiene unas bases mínimas y máximas.

Asimismo, desde el 1 de enero 2019 las bases mensuales de cotización para cada grupo son las siguientes:

  • Grupo 1: 1.466,40 euros la mínima y 4.070,10 euros la máxima.

Grupos de 2 a 7: 1.057,80 € la mínima y 4.070,10 € la máxima.

Grupos 8 a 11: 35 € la mínima y 135, 67 € la máxima, en este caso la base de cotización es diaria y no mensual como en el resto de casos.

Por consiguiente, para calcular cuál es el coste para la compañía por un trabajador hay que tener en consideración múltiples factores, pero podríamos establecer unos porcentajes orientativos:

  • La compañía debe abonar un 23,6% de la base en término de contingencias comunes.
  • Asimismo, abonará un 5,5% del sueldo mensual en término de prestación por desempleo.
  • 3,5% en término de coberturas para accidentes de trabajo o bien enfermedades relacionadas con el campo profesional. Este porcentaje puede cambiar.
  • 0,6% en término de capacitación para el empleado.
  • 0,2% al FOGASA, el fondo de cobertura para posibles despidos de empresas en quiebra.

Estas aportaciones hacen que una empresa pague por un trabajador una cantidad considerablemente superior al sueldo. Como ejemplo, un trabajador que cobre 1200 € netos, podría suponer un coste total para la empresa en torno a 2.000 €.

Grupo de cotización en autónomos

Todos y cada uno de las personas que efectúan alguna clase de trabajo han de estar adscritos a la Seguridad Social. En el caso de los asalariados o bien contratados por una compañía (la mayor parte de las personas), lo hacen por medio de los grupos de cotización citados para el Régimen General de la SS. Pero si eres autónomo la manera en que se paga la cuota y se accede a las citadas bonificaciones es diferente. Vale la pena efectuar un pequeño repaso a este campo, puesto que en España existen más de 3 millones de personas que cotizan a la Seguridad Social como trabajadores por cuenta propia.

En realidad, no existe el grupo de cotizaciones para los autónomos. Al menos, no en exactamente las mismas circunstancias que lo explicado de antemano en el Régimen General. Una persona puede auto emplearse y empezar a trabajar como autónomo, prestando algún servicio o bien efectuando de ciertos trabajos.

En este Régimen el profesional puede seleccionar cotizar por la cantidad que desee, en unas cuotas mínimas y máximas. Como resulta lógico, cuanto más aporte mensualmente, mejores van a ser sus coberturas en el caso de baja por enfermedad, accidente laboral, jubilación, desempleo, etc. Conforme el Boletín Oficial del Estado, estas cuotas continúan, por el momento, iguales por año precedente, 893,10 euros de mínima y, de máxima, 3.642 euros.

En base a ellas, se va a pagar un 29,8 % de la base escogida, por el término de contingencias comunes. Y un 29,3% para contingencias profesionales y cese de actividad (el paro de los autónomos). Un autónomo que decida incluir todas y cada una estas coberturas, si no tiene acceso a ninguna bonificación auxiliar, pagará en torno a los 893,10 euros

Como ves, conocer los grupos de cotización y saber a cuál perteneces resulta determinante para saber cuál es tu sueldo y lo que la compañía debe aportar por ti a la Seguridad Social. Recuerda que puedes revisar cuál es tu grupo en la nómina o bien tu contrato. Si tienes dudas, contacta con una consultoría experta, te informará todo cuanto precises saber sobre los grupos de cotización.

Sticky
0
septiembre 29, 2020

Fiscalidad en la Empresa: Conceptos

fiscalidad en la epresa

La fiscalidad en las empresas es el conjunto de impuestos, tasas y contribuciones que la legislación tributaria les demanda a consecuencia de su actividad económica.

La carencia de perspectivas laborales en este país ha impulsado a numerosos trabajadores a buscar, en la vía del emprendimiento, una salida profesional para su supervivencia. Bajo este escenario, menos conocido, los emprendedores se han visto obligados a familiarizarse con nuevos conceptos y responsabilidades relacionados con la fiscalidad en la Empresa. Pero también, con las obligaciones contables y de facturación y la planificación económica y financiera.

Por desgracia, las contrariedades de financiación y los retrasos en los cobros están tras muchos intentos frustrados.

Fiscalidad en la empresa en España

En España hay un gran talento y tenemos el potencial humano para desarrollar proyectos tecnológicos y productivos. Pero ese potencial no puede crecer si no se riega y el agua que precisa es, el dinero. Si eres autónomo o bien una pequeña y mediana empresa, debes saber que existe la Fiscalidad en la Empresa.

Una de las principales tareas para asegurar la supervivencia de tu negocio es saber cómo funciona la fiscalidad en las pequeñas y medianas empresas y autónomos. Esto es esencial, no solo para conocer y presentar a tiempo todos y cada uno de los impuestos sino también, para integrar esos compromisos de pago de manera segura y tener de esta forma controlada la liquidez.

Por tanto, vamos a indicarte qué es la fiscalidad de una empresa y de qué forma se administra.

¿Qué es la Fiscalidad en la Empresa?

fiscalidad de la empresa en españa

Para desarrollar una actividad empresarial o bien profesional es indispensable cumplir las obligaciones tributarias. El sistema tributario es el conjunto de leyes que tienen como fin regular y aplicar los diferentes tributos que una empresa, como ente económico, tiene la obligación de atenderlos para contribuir al mantenimiento de los servicios públicos y los gastos del Estado. En APF Consultores nos encargamos de que tu empresa cumpla con las obligaciones fiscales, al mismo tiempo que evaluamos la forma de que ahorres al máximo en tus impuestos.

La Administración Pública se vale de la Ley General Tributaria (LGT) para ejercer su función recaudatoria, ordenando y regulando las diferentes aportaciones de los ciudadanos y de las compañías en forma de tributos, siendo los más importantes, los impuestos.

El principal soporte de la contribución es el hecho imponible, un acto de naturaleza jurídica o económica que produce la obligación fiscal para el sujeto pasivo: persona física y/o jurídica obligada al pago.

Diferentes elementos del sistema tributario que debes conocer

que es la fiscalidad en la empresa

Las vías de recaudación

Estas se dividen en 3 categorías:

  • Las tasas – Son de ámbito local y son aplicadas para la utilización del espacio público o para contratar servicios que son de prestación pública. Un ejemplo: pedir un espacio para una terraza o bien la recogida de basuras.
  • Las contribuciones especiales – Se abonan en el momento en que un servicio u obra pública afecta a la revalorización de una propiedad del contribuyente. A nivel empresarial, podría ser el saneamiento o mejora vial de un polígono industrial.
  • Los impuestos – Se aplican sin contraprestación y el hecho imponible es la capacidad económica del sujeto pasivo. Son el principal referente tributario para las compañías.

Naturaleza de los Impuestos

Existen 2 tipos:

  1. Los impuestos Directos

Gravan de manera directa al hecho de tener capacidad económica (un patrimonio o bien un negocio).

  • Los impuestos Indirectos

Se derivan de una manifestación de esa capacidad económica (por ejemplo, los que se aplican al consumo como expresión de riqueza).

El ámbito de aplicación

La potestad tributaria corresponde al Estado. Aunque los ayuntamientos y Comunidades Autónomas tienen asignadas competencias en sus respectivos campos de actuación.

Los Impuestos estatales – Los tributos de mayor rango y también incidencia empresarial son los estatales y están formados por:

  • renta de las personas físicas (IRPF)
  • de sociedades (IS): destinado a las sociedades mercantiles (sociedad anónima y limitada) y otras entidades prevista en la ley.
  • sobre el valor añadido (IVA): grava el consumo final de bienes/servicios y toma a las compañías como unidades recaudadoras para Hacienda debido a su función comercial, con la emisión y recepción de facturas.

Impuestos locales y municipales – Los municipios recolectan otros tributos esenciales con incidencia para la mayor parte de los negocios:

  • Impuesto de actividades económicas (IAE).
  • Impuesto sobre bienes raíces (IBI).
  • Impuesto sobre automóviles de tracción mecánica (IVTM) Para todos los automóviles de la empresa.
  • Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO).
  • Impuesto sobre el aumento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU).

El más importante, aunque están exentos los negocios que no alcancen el millón de euros de facturación es el (IAE).

Impuestos autonómicos – Las comunidades autónomas pueden fijar y administrar tributos propios, por algún hecho imponible no recogido por otras administraciones (es frecuente el impuesto por efectuar actividades contaminantes).

También tienen cedida la administración de sucesiones y donaciones, de transmisiones y actos jurídicos documentados.

Sticky
0
septiembre 21, 2020

Las principales diferencias entre impuestos directos e indirectos

La diferencia entre impuestos directos e indirectos es la base sobre la cual se aplican. Mientras que los impuestos directos gravan la riqueza de las personas, los impuestos indirectos gravan la manera en que se emplea esta riqueza.

Los impuestos son las tributaciones o pagos que deben efectuar los ciudadanos al gobierno sin que este se halle obligado a entregarles una contraprestación directa. En una mayoría de países, los impuestos forman la fuente de recursos más relevante para el gobierno. De no contar con ellos seguramente no podrían financiar sus actividades ni tampoco las políticas sociales.

Impuestos directos e indirectos y sus categorías

clasificacion de los impuesto directos e indirectos

Los impuestos se pueden dividir en diferentes categorías. Si consideramos la base sobre la que se aplican se dividen en impuestos directos o bien indirectos.

  • Los impuestos directos, gravan el patrimonio, ingresos o una manifestación directa de la riqueza de la persona. De esta forma,estos pueden gravar casas, terrenos o sueldos, entre otras riquezas patrimoniales.
  • Los segundos, los impuestos indirectos, gravan el empleo o bien la manifestación indirecta de la riqueza. De este modo, pueden gravar el consumo de recursos o servicios.En términos simples, los impuestos directos gravan lo que una persona tiene o bien ingresa. El impuesto de la renta, impuestos a sociedades o también impuestos a la riqueza y patrimonio, son algunos ejemplos esenciales de este impuesto.Los impuestos indirectos gravan la manifestación indirecta de la riqueza de las personas. Es precisamente por esto, que gravan el consumo y las transmisiones de recursos o derechos.

    Impuestos directos en España

impuestos directos e indirectos

En el caso de España, los principales impuestos directos son los siguientes:

  • Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (Ley 35/2006 de 28 de noviembre y Real Decreto 439/ 2007 de 30 de mayo). En un caso así, el impositor debe declarar todas y cada una de las rentas de trabajo y capital que ha logrado a lo largo del periodo (ejercicio fiscal) y abonar un tributo sobre ellas.
  • Impuesto sobre la Renta de no Residentes (Real Decreto Legislativo 5/2004, de 5 de marzo y Real Decreto 1776/2004, de 30 de julio). Se aplica sobre la renta lograda en el territorio nacional por parte de individuos que no tienen una vivienda en España.
  • Impuesto sobre Sociedades (Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo y Real Decreto 1777/2004, de 30 de julio). Se aplica sobre el beneficio neto que consiguen las compañías.
  • Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (Ley 29/1987, de 18 de diciembre, y Real Decreto 1629/1991, de 8 de noviembre).
  • Impuesto sobre el Patrimonio (Ley 19/1991, de 6 de junio, y Real Decreto 1704/1999, de 5 de noviembre).
  • Impuesto sobre Recursos Inmuebles. Se aplica sobre la posesión de una residencia.
  • Impuesto sobre Actividades Económicas. Se aplica un tributo sobre la actividad emprendedora.
  • Impuesto sobre Automóviles de Tracción Mecánica. Se paga un tributo por tener un vehículo.
  • Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana.

 

Impuestos indirectos en España

impuestos indirectos y directos

En el caso de España, los impuestos indirectos más relevantes son los siguientes:

  • Impuesto sobre el Valor Añadido, el conocido como IVA. Se aplica sobre el gasto en recursos y servicios para consumo final.
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Grava la circulación de recursos, los derechos y el gasto del dinero o bien la renta que tengamos.
  • Impuestos especiales. Son impuestos que se aplican solo sobre el consumo de ciertos recursos o servicios como tabaco, alcohol, etc..
  • Renta de Aduanas (Reglamento (CEE) 2913/92 del Consejo, de 12 de octubre de 1992, por el que se aprueba el Código Aduanero Comunitario).

Otras características

Para que una contribución de una empresa o persona particular sea considerada como impuesto deberá cubrir ciertas características legales. Así, también debe tener los elementos normativos exigidos por los supuestos jurídicos.

Las características que tienen las contribuciones para ser considerados un impuesto son:

  • Es la cantidad que forma una obligación.
  • Han de ser establecidos por la Ley.
  • Ha de ser proporcional y equitativo.
  • Esta al cargo de personas físicas y morales.
  • Que se hallan en la situación jurídica prevista por la Ley.
  • Debe destinarse a cubrir los gastos públicos.

Los elementos de los impuestos tanto directos como indirectos son:

Hecho imponible: Debe existir una circunstancia de cuya realización depende el origen de la obligación fiscal.

Sujeto pasivo: El que tiene la obligación de abonar, es la persona natural o bien jurídica al que por la ley impone el cumplimiento de las posibilidades tributarias.

Sujeto activo: Es el Estado, quien se ve favorecido de forma directa por las contribuciones de los ciudadanos.

Base imponible: Es la cuantificación y valoración del hecho imponible y determina la obligación fiscal. Se trata de una cantidad de dinero, pero puede asimismo tratarse de otros signos, como el número de personas que viven en una residencia, litros de gasolina, litros de alcohol o bien número de cigarrillos.

Clase de gravamen: Es la proporción que se aplica sobre la base imponible con objeto de calcular el impuesto. Dicha proporción puede ser fija o bien variable.

Cuota tributaria: Es la cantidad que representa el impuesto y puede ser una cantidad fija o bien el resultado de multiplicar el tipo impositivo por la base imponible.

Deuda tributaria: Es el resultado de reducir la cuota con posibles deducciones y de aumentarse con posibles recargos.

 

Todos sabemos que, si no eres experto en estos temas de hacienda y relacionados con los Impuestos directos e indirectos te puedes hacer un lio de los grandes. Cada vez que necesites presentar tus impuestos ya sea como una persona física o jurídica, cuenta siempre con la ayuda de una empresa experta en asesoría fiscal como APF Consultores. Es la mejor opción y te puede quitar muchos dolores de cabeza.

Esperamos que te sirva de ayuda este post y que te saque las dudas. Pero si continuas con cualquier tipo de duda te aconsejamos a contactar con nosotros.

Sticky
0
agosto 31, 2020

Qué hacer ante un requerimiento de hacienda

Recibir un requerimiento de Hacienda es una de esas cosas que atemorizan pues suele ser una comunicación de esta entidad para aclarar alguna irregularidad. Es muy habitual alertarnos en exceso siempre que vemos una notificación de Hacienda. Lo más habitual es razonar negativamente y suponer que se trata de algo malo. No perdamos los nervios. Por esta razón, hoy vamos a compartir una serie de preguntas frecuentes sobre lo qué debemos hacer ante un requerimiento de hacienda. También veremos las diferentes clases de notificaciones que podemos recibir. ¿Deseas saber qué hacer en estos casos? Pues empecemos.

¿Qué es un requerimiento de la Agencia Tributaria?

agencia tributaria

Es una notificación que remite la Agencia tributaria tras haber detectado una posible incidencia solicitando la información y documentación oportuna que la aclare. Todas y cada una de las notificaciones que puedes recibir de Hacienda, la de requerimiento, es la notificación más leve que te puedes encontrar. Únicamente consiste en presentar en Hacienda la documentación que esta requiera. Esto sucede cuando los datos que tiene Hacienda no coinciden con los expresados por el cooperador. De entrada, los requerimientos suelen emplearse para temas de poca relevancia, como puede ser la entrega de cierta documentación para contrastar los datos. Las liquidaciones paralelas son otras de las notificaciones que se mandan desde Hacienda. Generalmente, estas se deben a fallos del declarante en la presentación de impuestos. Hasta hace poco, el requerimiento podía ser recibido por correo certificado, o, por notificación electrónica. Se supone que ahora, desde el 1 de octubre, todas y cada una de las notificaciones a empresas y autónomos les van a llegar por vía telemática una vez cumplida la obligación de registrarse en el Sistema Red o bien el sistema Cl@ve. Asimismo, esta vía va a ser suficiente para atender a lo que demanda el requerimiento.

¿ Qué debemos hacer ante un requerimiento ?

Los requerimientos deben resolverse en un plazo determinado que suelen ser de diez días hábiles, desde el instante que recibes la notificación. Hacienda te avisará con 2 intentos más, si no logras hacerlo exitosamente, dicha notificación se publicará en el BOE, y desde ahí, comenzará a contar los diez días hábiles que se facilitan por la parte de la Administración para solucionar el requerimiento. Nuestra recomendación es no alarmarse ni ponerse inquieto frente a la recepción de un requerimiento, peor todavía, es ignorarlo. Ante esta comunicación, debemos siempre y en todo momento contestar y aportar la información/documentación que se nos pida, en el plazo establecido. Si todo está en orden, se acaba el procedimiento. Si hubiera algún fallo, se comenzaría uno nuevo para corregirlo. Ten en cuenta que, si nos notifican por 2ª vez, quiere decir que no hemos hecho caso del requerimiento. Entonces Hacienda podría sancionarnos con multas desde los 150€. Una vez leída la carta detenidamente y aclarados todos y cada uno de los términos que incluye, en ocasiones demasiado burocráticos, responde al requerimiento. Si no terminas de entender lo que te requieren siempre podrás ir personalmente a la Hacienda a fin de que te aclaren los términos o contar con los servicios de una asesoría fiscal como APF. Podrás contactar con un asesor que te solucionará todas tus dudas.

¿Cómo contestar un requerimiento de hacienda?

contestar requerimiento hacienda tributaria

La información para aclarar este tema se extrae de la página de Hacienda. Conforme esta, para responder un requerimiento o bien aportar documentación relacionada con un documento recibido de la Agencia Tributaria, “accede a la opción de la Sede Electrónica que se indique en tal comunicación”. Como opción general, en el apartado «Trámites destacados» de la Sede Electrónica se halla la opción «Contestar requerimientos o bien presentar documentación relacionada con un documento recibido de la AEAT» que deja efectuar el trámite accediendo con certificado electrónico. Estos certificados electrónicos son: DNIe, Cl@ve PIN o bien sencillamente con el CSV de la notificación. Una vez recibida la contestación, Hacienda examinará nuevamente el expediente con lo que hemos aportado y volverá a efectuar una notificación al impositor comunicando si admite la aclaración o bien si, al contrario, es deficiente.

¿Qué tipo de notificación nos podemos encontrar?

requerimiento hacienda

Se puede destacar nuevamente que las notificaciones no tienen por qué contener un mensaje negativo. Habitualmente, las cartas que nos mandan no requieren contestación, y son sencillamente documentos informativos, con notificaciones pertinentes. Podemos distinguir entre 6 clases de notificaciones. Cada una tiene una naturaleza y un objetivo diferente. Veamos cada una de ellas.

Carta con comunicación: Esta clase de cartas son las que no requieren ningúna clase de intervención por nuestra parte. Son meramente informativas. Sin embargo, debemos tener en mente que, siendo correo certificado, debe figurar que la hemos recibido. Si este no es tu caso, la notificación aparecerá en el BOE.

Comprobación limitada: Bajo esta categoría podemos hallar 3 subcategorías: Notificaciones de requerimiento, notificaciones de propuesta de liquidación y notificaciones de resolución del procedimiento. En todos estos casos, Hacienda hace una comprobación de los datos (tal como señala el nombre de la categoría). 1. En el primer caso nos solicita que presentemos cierta información. 2. El segundo caso nos solicita que corrijamos o bien aclaremos algún dato. 3. En el tercero nos hallamos con un documento que establece que las solicitudes de Hacienda han sido efectuadas.

Providencia de apremio: Esta notificación se manda si tenemos alguna deuda tributaria. Este documento indica que la pagues a la mayor brevedad, y establece un interés por el retraso.

Diligencias de embargo: Esta notificación es enviada cuando tienes una deuda con el Tesoro Público. Hacienda te avisa del importe de dicha deuda, y te sugiere con urgencia que devuelvas la cantidad establecida. Esta clase de notificaciones son bastante serias, con lo que es esencial que respondamos a la mayor brevedad y no lo dejemos pasar.

Notificación de inspección fiscal: Ahora sí que te puedes atemorizar algo más. Esta clase de notificaciones son las que más imponen, todavía de esta forma, no pierdas la calma y veamos lo que implica. Si recibes esta documentación, Hacienda te avisa de que va a repasar toda la información que tienes con relación a este organismo. Es posible que la inspección te haya tocado al azar o bien es posible que la Agencia tenga ciertas dudas que desee solucionar. En cualquiera de los casos, si no tienes nada que ocultar, no tienes nada que temer.

Notificación de comienzo de expediente sancionador: Bien, llegando al final, este es el último recurso de la Hacienda. Esta notificación te hace saber que ciertamente, hay ciertas reglas tributarias que han sido infringidas, y por consiguiente la entidad te abre un expediente sancionador. En un caso así, si las alegaciones no son ciertas, puedes abrir un procedimiento para aclarar el tema. Todavía de esta forma, si no se soluciona a favor tuyo, deberas abonar la cantidad establecida.

Sticky
0
agosto 30, 2020

Qué gastos no son deducibles fiscalmente y puedes tener problemas con Hacienda

gastos no deducibles en hacienda

Tener una empresa o ser autónomo no es fácil. En cada trimestre hay que llevar una serie de cuentas con hacienda. En este artículo nos gustaría recalcar lo que vemos más importante en este sentido, que son: Qué gastos no son deducibles fiscalmente y puedes tener problemas con Hacienda.

Para que nunca tengas este tipo de problemas con hacienda y puedas solo deducir lo deducible, estate atento y lee bien este post.

 

Qué gastos no son deducibles fiscalmente

La deducción de los gastos asociados a la actividad del autónomo es un tema que debemos tener claro. Debes estimar que la incorporación de gastos como deducibles que realmente no lo son puede resultar tentador. Pero ten en cuenta que, por motivo de comprobaciones tributarias, pueden terminar en inspección y sanción.

Con la meta de aclarar qué puedes y qué no puedes declarar y evitarte inconvenientes con Hacienda te especificamos los gastos que no tienen la condición de fiscalmente deducibles en 2020.

Requisitos de Hacienda para permitir la deducción de gastos

que gastos no son deducibles

Cuando el trabajador por cuenta propia hace la labor de contabilizar y declarar sus ingresos y gastos en la Declaración de la Renta o bien el modelo 130 del IRPF pueden surgir muchas dudas. Como regla genérica, Hacienda establece 3 requisitos esenciales que deben transformarse en el abc de tu contabilidad, las tablas de la ley sobre deducibilidad de gastos del autónomo.

  • Los gastos deben estar vinculados a la actividad económica que efectúas como autónomo.
  • Todos han de estar justificados con sus pertinentes facturas, si bien en ciertas ocasiones se admiten los recibos.
  • Deben estar registrados en la contabilidad, o sea, en el libro de gastos y también inversiones que obligatoriamente debes cumplimentar como autónomo.

Si te encuentras en este paso, no tengas miedo ni dudas al respecto. Porque si hay una forma eficiente de cumplir con tus obligaciones tributarias, esta es sin duda la de contar con un servicio de consultoría como el de APF.

 

Gastos que no puedes deducirte

problemas con hacienda

No van a tener la consideración de gastos fiscalmente deducibles:

  • El recargo de apremio y el recargo por presentación fuera de plazo de declaraciones-liquidaciones y autoliquidaciones.
  • Los regalos realizados a empleados o clientes.
  • Gastos relacionados con relaciones publicas con clientes de la empresa.
  • Gastos relacionados con relaciones publicas con los distribuidores.
  • Tampoco son deducibles los gastos que se realicen respecto al personal de la compañía, ni los efectuados para promocionar, directa o bien de forma indirecta, la venta de recursos y prestación de servicios.

 

Gastos no deducibles en el IRPF del autónomo

Hacienda especifica en su web una serie de gastos que no tienen la consideración de fiscalmente deducibles con mención al artículo 15 Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades, que regula asimismo los del IRPF. No vas a poder deducirte los costes económicos que correspondan a las siguientes partidas.

Estas son las principales:

  • Las multas y sanciones, teniendo asimismo en cuenta los recargos que hayas podido contraer por presentar fuera de plazo las declaraciones de Hacienda.
  • Los gastos que hayas tenido con personas o bien entidades que se encuentren en paraísos fiscales.
  • El Impuesto sobre el Valor Añadido soportado que te hayas deducido en la declaración trimestral IVA.
  • Las pérdidas en el juego.
  • Los gastos de actuaciones contrarias al ordenamiento jurídico.
  • Los gastos derivados de la extinción de la relación laboral. Esta puede ser común o especial.

 

Otros gastos no son deducibles fiscalmente y puedes tener problemas con Hacienda

 

Hay una serie de gastos muy especiales que provocan inconvenientes por su bastante difícil su justificación. A priori, siempre que se ciñan a la actividad los gastos son deducibles, pero, el criterio riguroso de Hacienda para probar su vinculación imposibilita su deducción.

 

Suministros de la residencia afecta a la actividad:

Este era el caballo de batalla ya antes de la reforma de autónomos. Existía la regla implícita, no escrita, por  parte de Hacienda para poder deducirte la totalidad de las facturas del suministro, siempre y cuando se demostrara su vinculación. Y ahí es donde Hacienda ponía la mayoría de las trabas. La nueva ley de autónomos deja al autónomo deducirse el 30% de las facturas sobre el total de la superficie destinada a la actividad.

Teléfono Móvil:

Solo en el caso de tener 2 líneas distinguidas, una para uso particular y otra para profesional, vas a poder deducirte la totalidad de la factura de esta última.

Vehículo particular y gastos asociados:

Solo en caso de que puedas probar que el empleo del vehículo es únicamente laboral va a ser posible desgravarlo en el IRPF. El reglamento del impuesto no considera perjudicados los automóviles cuyo empleo sea para actividades económicas y al mismo tiempo para empleo particular. Así, los autónomos que no se dediquen al transporte de mercancías, transporte de personas, enseñanza de conductores o desplazamientos de agentes comerciales van a tener imposible la deducción de los gastos de su vehículo en el IRPF.

 

Cada trimestre puedes deducir en el modelo 303 el Impuesto sobre el Valor Añadido que has soportado en ese periodo como autónomo. Sin embargo, a los 3 requisitos generales del principio debes sumarle otros 2. No vas a poder deducir el Impuesto sobre el Valor Añadido si…

  • No tienes una factura del gasto – cabe señalar que se acepta factura simplificada siempre que la operación efectuada tenga un valor inferior a los 400 euros o pueda expedirse una factura rectificativa.
  • También debes saber que si efectúas actividades en las que facturas con IVA y sin IVA puede dar sitio a restricciones en la deducción del Impuesto sobre el Valor Añadido soportado.
  • Además de esto, los artículos 95 y 96 de la ley 37/1992 del Impuesto sobre el Valor Añadido especifican de forma clara las exclusiones y restricciones del derecho a deducción del impuesto.
  • Las donaciones a entidades o los fondos internos para la cobertura de contingencias idénticas o bien equivalentes a las que son objeto los Planes de Pensiones.

Sin embargo, van a tener la consideración de gasto deducible las cantidades abonadas en razón de contratos de seguro concertados con mutuas de previsión social, por profesionales no integrados en el régimen de los trabajadores por cuenta propia.

Ya sabemos que este tema de lo no deducible, es un tema bastante difícil. La mejor solución es contratar los servicios de un asesor fiscal.

Sticky
0
agosto 30, 2020

Que gastos son deducibles en una empresa

gastos fiscalmente deducibles

Una empresa genera beneficios, pero también, genera gastos.

Cuando tienes una sociedad una de las cosas que más preocupa son los gastos. Entre la creación de la sociedad y que cuando comienzas todo son gastos, el panorama puede ser un tanto desolador.

En esta situación, muchos olvidan el tema de los gastos deducibles. Esos gastos de los que puedes ahorrarte los impuestos o bien parte de ellos y que pueden suponer una enorme inyección económica para tu empresa.

En este artículo te vamos a explicar que gastos son deducibles en una empresa porque posiblemente te surjan algunas dudas.

 

¿Qué son los gastos deducibles?

gastos deducibles

Consideramos gastos deducibles aquellos que se pueden restar de los ingresos brutos para calcular el beneficio a efectos de impuestos. Por tanto un gasto deducible permite suprimir una pequeña cantidad de lo que hay que abonar a Hacienda.

Fiscalmente se estima que son gastos deducibles aquellos que son  indispensables para el desempeño de una actividad profesional o bien empresarial. Estos gastos han de estar apropiadamente contabilizados y justificados, así que debemos aportar una factura de los mismos. No nos valdría presentar un ticket de compra. Además de esto, los gastos deducibles han de estar reflejados en los libros de cuentas, específicamente en el de gastos y también inversiones.

La Ley del Impuesto de Sociedades establece que son fiscalmente deducibles aquellos gastos que sean precisos para la actividad. La autoridad fiscal detalla cuáles son estos gastos, así como las reglas concretas que regulan la deducción de cada uno de ellos. Si quieres recibir asesoramiento fiscal sobre este tema, no dudes en contactarnos.

Que gastos son deducibles en una empresa

que gastos son deducibles en una empresa

Gastos de suministros en nuestra propia vivienda

Imaginemos a una traductora que trabaja por cuenta propia. Con bastante probabilidad no destina un local concreto de cara al desarrollo de su actividad profesional, sino que emplea un espacio en su piso para trabajar y, en consecuencia, el conjunto de recursos ligados a él (agua, gas, electricidad, telefonía, Internet, etcétera). Como resulta lógico, siendo un espacio compartido para la vida profesional y personal, no se pueden incluir los gastos en su totalidad, pero sí una parte de ellos.

Gastos de alquileres

Asimismo, puede darse el caso contrario y que el trabajador por cuenta propia necesite arrendar un espacio físico de trabajo (bien inmueble) o algún material para realizar cierta actividad (bien mueble), como abonar cierta cantidad por hacer empleo de una patente o una marca. Todos estos son gastos deducibles del IRPF.

Conservación

Aquellos gastos destinados al mantenimiento de los bienes empresariales. No se incluyen su mejora o ampliación, estos no son deducibles.

Primas de seguro de enfermedad

Puede ser que hayas invertido en un seguro privado para tu familia (autónomo, cónyuge y también hijos menores de 25 años). Si este es el caso y, como en los casos precedentes aplicas un régimen de estimación directa, vas a poder reducir las primas del seguro de enfermedad del pago del IRPF con un límite de 500 euros por persona y 1500 por persona con discapacidad.

Otros servicios exteriores

Se incluyen en este apartado transportes, primas de seguros, servicios bancarios y afines, publicidad y relaciones públicas.

Gastos de desplazamientos

Siempre que el motivo de tal viaje esté meridianamente relacionado con tu actividad empresarial. Además de esto, debes tener una hoja de gastos que especifique ese motivo y separar todos y cada uno de los gastos en las distintas facturas. Como se te olvide algo de eso, olvídate de deducirlo.

Comidas

Es un tema frágil. Deben ser comidas relacionadas y precisas para la actividad profesional, en una localidad diferente a aquella en la que desarrollas tu negocio y de un montante conveniente. Carece de sentido que te vayas con un usuario a un restaurante y te gastes mil euros.

¿Qué son los gastos no deducibles?

Los gastos no deducibles son aquellos gastos que, a pesar de cumplir los requisitos de estar contabilizados y justificados, no son considerados, por la norma fiscal, deducibles. Por los siguientes motivos:

  • Forman parte de la renta de la sociedad.
  • Suponen una pérdida real, pero la ley los considera no deducibles.
  • Son los llamados, “saneamientos de activos”.

 

Gastos no deducibles para empresas

Clases de gastos no deducibles

La otra parte de la historia, se corresponden a los gastos no deducibles. La Ley del Impuesto sobre Sociedades establece una relación de gastos que considera como no deducibles:

Sanciones o bien multas

Los recargos de apremio, multas de circulación y todo lo relacionado con las sanciones no son deducibles. Olvídate de presentar esa multa por estacionar mal yendo a ver a un cliente o bien por abonar tarde tus impuestos.

Gastos efectuados con personas o entidades residentes en paraísos fiscales

Si tienes negocios con Gibraltar o bien Andorra, que son paraísos fiscales, no podrás deducir nada que tenga relación con ciertos gastos del apartado precedente.

Regalos

Todos y cada uno de los regalos que hagas, sean a clientes de la empresa o bien a empleados, no suelen ser deducibles. Solo lo son sí, conforme los usos y costumbres de tu empresa, se hacen con regularidad. Por poner un ejemplo, la habitual cesta de Navidad si se hace todos los años puede ser deducible.

Impuesto sobre Sociedades

Los gastos o bien, en su caso, ingresos derivados de la contabilización del Impuesto sobre Sociedades no son deducibles.

Pérdidas en el juego

Al no ser preciso para la obtención de ingresos, no se permite la deducción de los importes dedicados a juegos; no obstante, los ingresos derivados de los premios sí tienen la consideración de ingreso calculable, en tal caso los gastos efectuados para su obtención si serían deducibles.

Ciertas empresas continuan  pensando que se puede deducir todo lo que se puede redactar en una factura. Y como poder, puedes hacerlo. El pequeño inconveniente es que después llega la fiscalización y te mete una sanción tributaria. Y esa multa te hará abonar lo que has deducido más una multa de una cuantía curiosamente alta, con lo que mejor no jugártela.

Sticky
0
agosto 29, 2020

Cómo pagar menos iva | Pautas y Consejos

pagar menos iva

Hoy te explicaremos, en este artículo, ciertas pautas para conseguir ahorrar en el pago del Impuesto sobre el Valor Añadido, (IVA).
Se aproxima la liquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido, y por eso es necesario, cada trimestre, agrupar las facturas recibidas y emitidas y prever los impuestos a abonar.

Durante este artículo examinamos los requisitos que deben tener los gastos para poder practicar la deducción del Impuesto sobre el Valor Añadido soportado y también cómo procurar  pagar menos IVA

Requisitos para pagar menos iva

Con carácter general, a fin de que un Impuesto sobre el Valor Añadido soportado sea fiscalmente deducible es preciso que, se cumplan 3 requisitos:

  1. Vinculación
  2. Justificación
  3. Registro

Vinculación a la actividad económica

La deducibilidad del IVA está condicionada con el “principio de correlación” con los ingresos, de tal modo que el gasto que produce el Impuesto sobre el Valor Añadido soportado debe ser considerado un gasto preciso de cara al desarrollo de la actividad y para la obtención de ingresos.

Un ejemplo muy práctico es este:

Siempre que como autónomo o sociedad emites una factura, debes cobrar Impuesto sobre el Valor Añadido a tus clientes del servicio. Pero, por otro lado, siempre que compras un producto o bien contratas un servicio, asimismo debes abonar el Impuesto sobre el Valor Añadido. La diferencia entre el Impuesto sobre el Valor Añadido de las ventas y el Impuesto sobre el Valor Añadido de las compras es lo que debes declarar en Hacienda con el Modelo 303. Es lo conocido como Impuesto sobre el Valor Añadido devengado e Impuesto sobre el Valor Añadido deducible.

Es fundamental que recuerdes que el Impuesto sobre el Valor Añadido devengado no es tuyo, es de Hacienda.

Justificación: Factura

La factura debe contener la siguiente información:

  • Fecha
  • Número
  • Razón social completa del que factura y su receptor
  • NIF de las dos partes
  • Domicilio del emisor de la factura y del receptor
  • Descripción de la operación
  • Detalle del tipo impositivo aplicado y en el caso de que la operación esté exenta, no lleve Impuesto sobre el Valor Añadido, referencia a la fundamentación.

Las facturas electrónicas, que son aquellos documentos tributarios que generados por medios informáticos y que reemplazan al papel tradicional, también son válidas.

A fin de que una factura sea válida, no necesita adoptar ningún modelo concreto, vale cualquiera. Pero, sí debe contener los datos y requisitos que hemos mencionado anteriormente.

No son válidas las facturas incompletas y las simplificadas.

Registro de las facturas en los libros obligatorios

El Impuesto del IVA soportado ha de estar detallado, en función de una serie de factores y de una normativa. En un registro de facturas recibidas, con carácter obligatorio, deben tener al día todas y cada una de las personas físicas o bien jurídicas que efectúen una actividad económica.

¿Cuál de estos 3 requisitos es el principal?

De estos 3 criterios el más especial es el primero, puesto que para ciertas partidas de gasto el profesional va a deber probar que corresponden a su actividad y no a su vida privada. Esto ocurre, como ejemplo, con la residencia propia. Si es ahí donde se desarrolla la actividad, es necesario determinar el porcentaje del gasto que puede afectar a la actividad y el que no.

Hay que tomar en consideración que de forma general, cualquier gasto relacionado con la actividad es deducible. Como es preciso justificarlo, es conveniente documentarlo y llevar el libro de gastos explicando el detalle de cada factura a fin de que, en el caso de tener una inspección puedas defenderte apropiadamente. En nuestro departamento fiscal podemos ayudarte a pagar menos iva.

 

Cómo pagar menos iva según los requisitos

como pagar menos iva

En lo que se refiere al segundo requisito,  factura para poder justificar el gasto, es recomendable mantener la sana costumbre de solicitar factura de todo.

Recuerda que los tikets o bien facturas simplificadas, no son deducibles al no permitir identificar quién ha efectuado el gasto.

Puede ser un tanto complicado, pero habitúate a solicitar factura de comidas y cenas en restaurantes, estaciones de servicio, taxis o bien supermercados, (si tiene relación con el negocio, claro).

 

¿Trucos y consejos para tu negocio?

iva trimestral empresas y autonomos

Trucos para gastos deducibles:

  • Consumos de explotación: Son todos aquellos recursos que un autónomo precisa para efectuar la actividad profesional o bien empresarial. Pueden ser relacionados con su mantenimiento o bien producción, como puede ser el caso de materias primas.
  • Salarios y sueldos: Si eres un autónomo y tienes empleados, podrás incluir los salarios de los empleados, las pagas extras, los gastos de viajes, etcétera, como gastos deducibles.
  • Servicios de profesionales independientes: En el momento en que un autónomo recurre a ciertos profesionales (abogados, notarios, economistas), a fin de que ofrezca un servicio a su empresa, se puede proceder a una deducción del importe establecido para satisfacer la actividad.
  • Gastos de conservación: Puede resultar que un autónomo, en el desarrollo de su actividad comercial o bien profesional, necesite destinar dinero a comidas. Si estas tienen sitio en un establecimiento de restauración o bien hostelería y no supera una determinada cantidad, puede incluirse como gasto deducible.

 

Esperemos que estos trucos te sirvan para poder pagar menos iva. Si lo deseas puedes solicitar nuestros servicios de consultoría para mejorar el ahorro y beneficios de tu empresa. De todas formas, no nos vamos sin ofrecerte algunas preguntas frecuentes para que puedas solucionar todas tus dudas.

¿Quién está obligado a presentar el modelo 303?

La obligación es para todos los autónomos o empresarios que realicen actividades sujetas al IVA. También es obligatorio si estás dado de alta de autónomo y no has tenido actividad.

¿Cómo y dónde hay que presentar este documento?

El Modelo 303 se puede presentar de 2 formas:

Online, usando un certificado de firma digital o la Clave PIN de Hacienda.

En papel, usando el formulario oficial.

¿Para qué sirve presentar el modelo?

Como estás efectuando la labor de recaudador de Hacienda. Y todo cuanto has colectado se lo debes dar a Hacienda con el Modelo 303 en la declaración trimestral. Al final de cada trimestre, se debe rellenar el formulario del Modelo para efectuar la autoliquidación entre el Impuesto sobre el Valor Añadido que se ha colectado a los clientes del servicio y el que se ha abonado a los distribuidores.

Sticky
0
julio 29, 2020

Salario Mínimo Interprofesional 2020 – Toda la Información

salario minimo 2020

El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para este año de 2020, ha supuesto un aumento del 5,55% respecto de las cantidades previstas en el (SMI) de 2019 por el Real Decreto 1462/2018, de 21 de diciembre. Cuyos efectos fueron prorrogados hasta la aprobación del mismo fijándose las nuevas cuantías con efectos retroactivos desde el 1 de enero de 2020. Información del Real Decreto 231/2020, de 4 de febrero.

Ejemplos:

SMI día: 31,66 € 14 pagas (36,43 € con pagas extra prorrateada al día).

SMI mes: 950 € 14 pagas (1.108,33 € con pagas extras prorrateadas mensualmente).

Doble SMI diario: (prorrateando pagas extra): 72,86 €

Límite 120 días en pago de salarios por el FOGASA: 8.743,20 €

Límite para indemnizaciones por el FOGASA: 25.550 €

¿Cuál el significado de Salario Mínimo Interprofesional?

El salario mínimo interprofesional (SMI) es la cuantía mínima que se retribuye al trabajador por cuenta de otro, por cada jornada de trabajo. Ya sean estas por horas, días o meses. El importe se fija anualmente mediante la publicación de un Real Decreto.

Es fijada para todas las actividades como; la agricultura, la industria, los servicios, sin la distinción de sexo ni edad del trabajador.

En el salario mínimo solo tiene retribución en dinero. Si por un acaso hubiera retribución en especie, ésta no podría en ningún caso minorar el total de la cuantía íntegra en dinero.

Este salario mínimo se refiere a la jornada laboral completa y legal del trabajo en cada una de las actividades. No se incluye en el salario diario la parte que se corresponde de los domingos y festivos trabajados. Si se realizase jornada inferior se percibirá a prorrata. Si tiene cualquier duda, puede consultar en nuestra asesoría fiscal Valencia.

Trabajadores temporeros, eventuales y empleados de hogar

Los trabajadores temporeros y/o eventuales, cuyos servicios desempeñados en una misma empresa no excedan los 120 días recibirán, además del salario mínimo interprofesional, la parte proporcional de los domingos y festivos trabajados, así como, las dos pagas extra.

Relacionado con las vacaciones, la retribución a estos trabajadores, será realizada con el salario mínimo interprofesional. Solo se aplica en caso de que no coincidiera el período de disfrute de las vacaciones y el tiempo de vigencia del contrato.

Para las empleadas del hogar, el Real Decreto 1620/2011 establece en su artículo 8 que las trabajadoras del hogar deberán recibir como mínimo el Salario Mínimo Interprofesional. Fijado para cuando trabaja a jornada completa, siendo la jornada completa de 40 horas semanales. En el caso de que trabaje menos horas, la parte será la proporcional.

¿Cuál es el salario mínimo en España en 2020 y excepciones a su aplicación?

salario minimo interprofesional 2020

Como ya mencionamos al inicio del texto, el SMI mensual es de 950 € en 14 pagas.

El Real Decreto indica unas excepciones a la aplicación del salario mínimo interprofesional. Es decir, no se usa este SMI en normas no estatales, ya sean autonómicas o locales. Como referencia, para la concesión de ayudas sociales y en las relaciones privadas. Dentro de estos casos, la referencia al SMI tendrá un valor distinto en función del momento que entra esa norma:

  • Para leyes autonómicas y locales vigentes, a 1 de enero de 2017, la cuantía de referencia será la de 655,20 € / mes.
  • Para normas no estales y contratos privados, de los que entraran en vigor después de 1 de enero de 2017, la cuantía es de 707,70 € / mes.
  • También existe una excepción para aquellos contratos que entraron en vigor o se celebraron después del 1 de enero de 2018, y la cuantía es de 735,90 € / mes.

Es muy frecuente que cada año la subida del salario mínimo interprofesional genera debates y muchas dudas.

Salario Mínimo Interprofesional y su evolución

salario minimo interprofesional evolucion

Se corresponde a los salarios mínimos interprofesional desde 2002 hasta el 2020.

Como se puede comprobar ha habido una exponencial subida en los últimos 4 años.

Para saber más sobre esta información gráfica dejaremos abajo unas cifras interesantes.

Año SMI Día SMI Mes
2020 31,66 € 950,00 €
2019 30,00 € 900,00 €
2018 24,53 € 735,90 €
2017 23,59 € 707,60 €
2016 21,84 € 655,20 €
2015 21,62 € 648,60 €
2014 21,51 € 645,30 €
2013 21,51 € 645,30 €
2012 21,38 € 641,40 €
2011 21,38 € 641,40 €
2010 21,11 € 633,30 €
2009 20,80 € 624,00 €
2008 20,00 € 600,00 €
2007 19,02 € 570,60 €
2006 18,03 € 540,90 €
2005 17,10 € 513,00 €
2004 15,35 € 460,50 €
2003 15,04 € 451,20 €
2002 14,74 € 442,20 €

 

Preguntas frecuentes

¿La subida del SMI afecta a todos los trabajadores?

A esta pregunta, sobre si la subida del SMI afecta a todos los trabajadores, hay que responder que sí. Porque, aunque en algunos casos esta cuantía relacionada con el salario no suba, por ser superior al salario mínimo fijado, todos los trabajadores se benefician indirectamente por todos aquellos conceptos de su nómina que se calculen en base a dicha cifra.

¿Cuál el significado de que el salario mínimo interprofesional es inembargable?

Es inembargable el salario mínimo interprofesional cuando un: sueldo, una pensión, una retribución o su equivalente, no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional. El embargo tanto de pensiones como de salarios, será posible si lo que la persona ha obtenido sobrepasa lo que el legislador razonablemente considera como imprescindible para subvenir a las necesidades. Ha sido fijado que todo lo que exceda de esa cuantía puede ser embargado.

¿Mi salario puede ser inferior al estipulado por la administración?

Tu salario bruto no podrá ser inferior en su conjunto a 13.300 € anuales, si realizas jornadas completas. Por supuesto deberás tener en cuenta el convenio en que te encuentras y la categoría profesional. A tu salario mínimo se le podrá sumar, en cada caso y según indique el convenio, los complementos salariales referentes al artículo 26,3 del Estatuto de los Trabajadores. También los importes correspondientes al incremento garantizado como incentivo a la producción.

Sticky
0
julio 28, 2020

Todo lo que debes saber sobre el Silencio administrativo

silencio administrativo

Alguna vez has escuchado hablar sobre el Silencio administrativo. Pero en realidad no tienes ni idea de que se trata. Pues bien, si está leyendo esto es que buscas saber que es el Silencio administrativo, cómo funciona y que pasa si la administración no te contesta.

Esta es una situación más común de lo que se piensa, a la que el ciudadano se enfrenta cuando interviene ante una Administración pública. Es cuando esta administración no da una respuesta a las solicitudes que hace este ciudadano, dentro de los plazos que fija la ley. De esta forma, va provocando situaciones de incertidumbre y, en ocasiones, de auténtica indefensión.

¿Qué pasa si una administración no me contesta?

La falta de resolución expresa en los actos administrativos, produce el efecto   llamado silencio administrativo. Las Administraciones Publicas por Ley están obligadas a resolver cualquier solicitud por parte de los ciudadanos. En caso de que no se haga, se otorgan unos efectos a la falta de pronunciamiento por parte de la Administración Publica, para que el ciudadano no quede indefenso ante el órgano que debería resolver la solicitud entregada.

Estos organismos pueden ser el Banco de España, un juzgado o cualquier administración del Estado. Así que, en estos casos, los ciudadanos se preguntan qué implicaciones puede haber y si existe alguna manera para que referido órgano administrativo responda a sus peticiones.

¿Qué es el silencio administrativo y en qué se diferencia del silencio administrativo positivo del silencio administrativo negativo?

Una vez pasado el plazo en que dicho organismo tenía que contestar al ciudadano, se impone el silencio administrativo. Esta figura, la del silencio administrativo no es nueva en nuestro ordenamiento jurídico. Pero se ha ido balanceando en el tiempo, desde el clásico (Silencio administrativo negativo) hasta las posiciones de mayor protección para el derecho del ciudadano, de tal forma que hoy en día lo general es el (silencio administrativo positivo).

Diferencias entre uno y otro:

  • Silencio administrativo negativo: Cuando un organismo no toma ninguna acción respecto a las solicitudes recibidas por parte de los ciudadanos.
  • Silencio administrativo positivo: La inacción de la Administración supone aceptar las solicitudes de los particulares, salvo de que hay una norma que diga lo contrario.

La regulación actual del procedimiento administrativo o del silencio administrativo se encuentra en la ley 39/2015, de 1 de octubre.  Además, establece en su artículo 21 la obligación de informar públicamente de los efectos que produce el silencio.

Definición de la figura del Silencio administrativo

silencios administrativos

La figura del Silencio administrativo aparece para dar solución al problema de falta de respuesta por parte de las administraciones a los ciudadanos. La Administración no responda a las peticiones, consultas, reclamaciones, quejas, recursos o sugerencias, que le pueden ser planteados.

Se puede definir como: Ficción jurídica, creada para proteger a los ciudadanos ante los constantes incumplimientos por parte de las Instituciones públicas, de su obligación en responder a las solicitudes de los particulares. Podemos decir de otra forma; lo que hace el silencio administrativo es dar un alto valor y vinculante al mutismo de la Administración de forma que la persona sabe de antemano si le contestan o no. De esta forma podrá reaccionar en consecuencia.

Estimación y desestimación por silencio

  • La estimación por silencio administrativo tiene la consideración, a todos los efectos, del acto administrativo que finaliza el procedimiento.
  • Las desestimaciones por silencio administrativo tienen solo los efectos de permitir, a los interesados, que interpongan el recurso administrativo o contencioso que resulte procedente.

Los actos administrativos producidos por silencio administrativo se podrán generar tanto frente a la Administración como ante cualquier persona física o bien jurídica, pública o privada.

Silencios administrativos y ERTES

Debido las dudas que han surgido estos días sobre de qué forma, y sobre todo en qué momento, se debía gestionar un ERTE, pasamos a responderlas del modo siguiente:

Por fuerza mayor, los ERTES se comprenden aprobados por silencio administrativo positivo como regla general y por imperio de la Ley, trascurrido el plazo de cinco días desde su petición si la autoridad laboral no se ha pronunciado en ese plazo. Pero debido a la crisis del Covid-19 hay que tener en consideración que, en muchas Comunidades Autónomas, entre ellas la capital de España, ese plazo se ha ampliado a diez días debido a la cantidad de ERTES presentados.

En lo que se refiere a los ERTES por causas técnicas, organizativas o bien de producción, el silencio administrativo no es de aplicación, por las peculiaridades propias de su tramitación.

Esta tramitación de ERTES ha suscitado algunas dudas incluso entre los agentes que se hacen cargo de su tramitación. Una de las dudas más frecuentes ha sido:

¿Qué ocurre cuando la entidad laboral competente no responde?

tipos de silencio administrativo

Es una de las cosas que a día de hoy sigue pasando, dada la cantidad de ERTES presentados en un corto plazo de tiempo. Pues bien, en este caso, si la autoridad laboral no contesta en un plazo determinado, y para que los expedientes no queden sin una solución, se aplica el silencio administrativo.

Preguntas frecuentes

¿Qué obligaciones tiene la administración?

La administración está obligada a dictar una resolución expresa en todos y cualquiera de los procedimientos administrativos. Independientemente de si estos se inician a instancias de los interesados o del interés de la propia administración.

¿Están obligados los ciudadanos a colaborar con la administración pública?

Los ciudadanos están obligados a facilitar a la administración, los informes requeridos, acceder a realizaciones de inspecciones y de otros actos de investigación. Estos últimos, solo en los casos que esta obligación sea prevista legalmente.

¿En qué idioma se tramitan los procedimientos administrativos?

En los procedimientos que son tramitados por la Administración General del Estado, se emplea en castellano. Pero si deseas dirigirte a una Administración con sede en tu Comunidad Autónoma, puedes también hacerlo en la lengua oficial. En estos casos es el ciudadano el que elige la lengua para el procedimiento. También se puede dar el caso de que, en un procedimiento concurren varios interesados y cada uno desea una lengua distinta, siendo así el procedimiento se desarrollará siempre en castellano.

 

Sticky
0
  • APF GESTORIA

    Forma parte de nuestro club en las redes sociales

    Avenida Los Serranos, 16, La Pobla de Vallbona, Valencia

    Plaça de la Porta de la Mar, 6, Tercer Piso, 46004 Valencia ( Cita Previa )

    EMAIL:
    info@apfconsultores.es

    TELÉFONO:
    Móvil: 629 94 26 14

    Fijo: +34 960 118 391